CINEBLOG.NET

 

Emir Kusturica - 1998 - 'Gato negro, gato blanco'Trepidante y alocada comedia de enredo en la que el director (productor, guionista y actor) serbio Emir Kusturica llevaba a sus máximas consecuencias ese estilo lúdico, crítico, étnico, antropológico y humorístico que ya le había dado tan buenos resultados en “El tiempo de los gitanos” (1988) o “Underground” (1995); y que tendría su reflejo musical a partir del año siguiente con la No Smoking Orchestra. Picaresca barriobajera en estado de gracia, bodas por conveniencia, falsas muertes y un sinfín de situaciones ingeniosas y divertidas llenan esta ‘screwball comedy’ balcánica coral (interpretada por actores no profesionales) y entrañable recorrida por una magia visual apoyada en unos escenarios casi suspendidos en el tiempo y el espacio. Una original celebración de la vida, del buscarse la vida, hipnótica, felliniana (encontramos referencias directas a “Amarcord”, 1973, por ejemplo) e ingeniosa como excesiva.

La enrevesada trama se desarrolla en una comunidad gitana a orillas del Danubio. Allí encontramos a Matko (Bajram Severdzan), un contrabandista de tres al cuarto que engaña a un parapléjico para que le de dinero para robar un cargamento de gasolina. Pero el plan de Matko no saldrá como el pensaba por culpa de Dadan (Srdjan ‘Zika’ Todorovic), su poco fiable socio.

Tras “Gato negro, gato blanco”, pareció agotarse la fórmula de mezclar la comedia enrevesada con folclore balcánico (de las viejas tradiciones al ‘Nuevo Primitivismo’ yugoslavo de los 80), referencias cinéfilas (de “Casablanca”, 1942, de Michael Curtiz a “2001: una odisea del espacio”, 1968, de Stanley Kubrick) y un sentido del delirio que la despega de la realidad (al menos de la realidad objetiva) para situarnos en una suerte de universo paralelo emparentado con el nuestro; pero aquí todavía se muestra en plena forma y, a pesar de un metraje demasiado abultado para una comedia (aunque esta no es una comedia al uso, desde luego), pocas películas pueden presumir de ser un soplo de aire fresco con diversos niveles de significado y una impronta visual y narrativa tan atrevida como inteligente.

 

– Para amantes de la comedia alocada exótica, pero comedia alocada después de todo.

– Imprescindible para comenzar a conocer a Emir Kusturica sin brusquedades.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies