CINEBLOG.NET

 

Howard Hawks - 1962 - 'Hatari!'La última década de Howard Hawks (que llevaba firmando obras maestras desde “Scarface, el terror del hampa”, 1932) como director fue representativa de toda su filmografía, gracias a comedias como “Su juego favorito” (sin estar a la altura de “La fiera de mi niña”, 1938, por supuesto), westerns como “El Dorado” (aunque su cumbre en el género fue “Río Bravo”, 1959) y films de aventuras como “Hatari!”; colorista (rodada en el famoso Technicolor) oda al compañerismo y al riesgo como modo de vida, llena de atrevidas escenas de acción, tipos duros con corazón de oro (con secundarios como Hardy Krüger o Red Buttons), algo de comedia ligera y un romance tan inevitable como improbable. Henry Mancini compuso una memorable banda sonora (donde sobresale la archiconocida ‘Baby Elephant Walks’) que da al film un halo de modernismo beat que la ha convertido en objeto de culto; y Hawks y Wayne hicieron lo mejor que sabían hacer: buenas películas.

Anna Maria D’Allesandro (Elsa Martinelli) es una fotógrafa que se traslada a África para hacer un reportaje. Pedirá unirse a un grupo de rudos cazadores (en realidad capturan animales para zoológicos) liderados por Sean Mercer (John Wayne). Pero su presencia trastocará las vidas de estos.

Cuando el cine del Oeste comenzó a perder su estatus de género cinematográfico estrella (como durante los años 50), Hollywood trasladó a aquellos rudos personajes a entornos más exóticos; con resultados como este clásico rodado en Tanzania en el que sobresalen sus míticas escenas de caza (imitadas por Steven Spielberg en “El mundo perdido”, 1997). Como demuestra la presencia de dos leyendas del cine como Howard Hawks y John Wayne (que no son las únicas) en su tercer film conjunto, “Hatari!” es un, maravilloso, residuo del cine clásico, los últimos coletazos de una manera de entender el cine que terminaron cediendo a la independencia y el compromiso de la nueva generación de cineastas surgidos en los 60 y 70. Y tal vez por eso sea una delicia inigualable, tan entretenida como espectacular, tan divertida como bien hecha.

 

– Para los que quieran ver el resultado de rodar un film de aventuras clásicas en una época de revolución cultural que lo cambió todo.

– Imprescindible para cualquiera que no sienta odio visceral por John Wayne.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies