CINEBLOG.NET

 

Sergio Leone - 1964 - 'Por un puñado de dólares'Aunque ya se habían rodado algunos ejemplos de spaghetti western en suelo español a princios de los 60, “Por un puñado de dólares” (la primera entrega de la ‘trilogía del dólar’ que se completaría con “La muerte tenía un precio”, 1965, y “El bueno, el feo y el malo”, 1966) fue el film que dio empaque a este subgénero, además de lanzar las carreras de Sergio Leone, Clint Eastwood y Ennio Morricone a base de paisajes polvorientos, duelos surrealistas, pistoleros prodigiosos y todo un arsenal de tópicos del Cine del Oeste reinventados, homenajeados y robados. Y es que Leone proponía una estilización extrema de las constantes del western clásico de los años 50 que culminaría en “Hasta que llegó su hora” (1968); a base de primerísimos planos, contemplativas tomas y situaciones amorales y violentas.

Un misterioso cazarrecompensas sin nombre (Clint Eastwood) llega al polvoriento San Miguel, un pueblo fronterizo en el que dos familias se enfrentan por el control del alcohol y las armas. El extranjero jugará a dos bandas, engañando a ambas familias, hasta que los Rojo, liderados por el implacable Ramón (Gian Maria Volonte) le pegan una paliza y lo dejan casi muerto. Pero el el ‘hombre sin nombre’ prepara la venganza.

A pesar de los problemas legales por su condición de remake no declarado de “Yojimbo” (Akira Kurosawa, 1961), “Por un puñado de dólares” (que volvió a ser versionada en “El último hombre” de Walter Hill, 1996) se erigió como una obra maestra del western cuando éste había perdido el favor del público (de hecho el género ya no volvería a ser el mismo); gracias a una firme, comprometida y emocionante dirección que ensalzaba la relevancia artística de esta película de ínfimo presupuesto. El misterioso ‘hombre sin nombre’ (o ‘tío de la manta’ en España) interpretado por Clint Eastwood, los característicos títulos de crédito de Iginio Lardani, los inquietantes silvidos de las composiciones de Ennio Morricone (que se inspiró en la adaptación del tema clásico mexicano ‘Degüello’ que Dimitri Tiomkin había hecho para “Río Bravo”, 1959, de Howard Waks), la árida orografía del desierto de Tabernas … todo es mítico en “Por un puñado de dólares”.

 

– Para amantes del primer western postmoderno.

– Imprescindible para genealogistas de mitos del cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies