CINEBLOG.NET

 

En pleno nacimiento del cine sonoro, Buster Keaton (rutilante estrella de la comedia gracias a “Siete ocasiones”, 1925, o “El maquinista de La General”, 1926) tenía dificultades para financiar sus films, así que, aunque aquel mismo año había conseguido terminar la estupenda “El héroe del río” a su gusto, tuvo que recurrir a la Metro Goldwyn Mayer para financiar “The Cameraman”. Sus relaciones con el estudio fueron un tira y afloja por la libertad creativa que dio como resultado esta trepidante obra maestra del humor físico que homenajea el oficio de ‘periodista gráfico’ (que trabajaban para los noticiarios cinematográficos) y nos regala un prodigio de gags dentro de un típico argumento de comedia romántica de la época (y de siempre). “The Cameraman” es una sólida comedia dramática salpicada de ‘slapstick’ al estilo Buster Keaton; el testamento de algunas de las grandes virtudes del cine mudo.

Buster (Buster Keaton claro) es un fotógrafo que se enamora de la joven Sally (Marceline Day), la cual  trabaja de secretaria en las oficinas de un noticiario cinematográfico. Buster decide probar suerte como cámara de cine para poder estar cerca de Sandy, pero topará con la intromisión de Stagg (Harold Goodwin), un camarógrafo del estudio que también quiere conquistar a Sally.

Los problemas con la MGM provocaron que esta fuese la última gran obra de Keaton tras más de una década de éxitos (con una treintena de cortos y diez magníficos largometrajes), y que no tuviese en tiempos de cine sonoro tanta repercusión como Chaplin (aunque su carrera se extendería cuarenta años más, hasta el popular musical “Golfus de Roma”, 1967, de Richard Lester). A pesar de todo el film es una delicia cargada de situaciones embarazosas y coreografías humorísticas que fue un éxito de taquilla y ayudó a consolidar la condición de Buster Keaton de mito del cine mudo. El film se dio por perdido tras la destrucción del original en 1967, aunque posteriormente se unieron dos copias encontradas para conformar el montaje del que disfrutamos en la actualidad. Para coleccionistas de las mejores comedias del cine mudo. Imprescindible para los que gusten de viajar en el tiempo gracias al cine.

 

– Para coleccionistas de las mejores comedias del cine mudo.

– Imprescindible para los que gusten de viajar en el tiempo gracias al cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies