CINEBLOG.NET

 

Woody Allen - 1969 - 'Toma el dinero y corre' +La primera película enteramente de Woody Allen (la primera que dirigió era un remontaje con diálogos doblados de un film de acción japonés: “What’s up, Tiger Lily?”, 1966) demostró que el director neoyorquino podía orquestar el solo, y con un presupuesto muy ajustado, un film tronchante y a la vez jugar con la narración de una manera pionera (el film tiene la forma de un documental ficticio, estilo que perfeccionó en “Zelig”, 1982) creando un espectáculo divertido, absurdo, crítico e inteligente accesible para todo el mundo. Estructurado en sketchs, el film es una hilarante parodia de las películas de criminales en fuga, de las carcelarias y de las de delincuentes con un toque romántico (“Bonnie & Clyde” de Arthur Penn se había estrenado solo dos años antes); todo un recital de gags (con reminiscencias de la comedia muda y del humor surrealista de los hermanos Marx) un tanto deslavazados pero efectivos y divertidos que lanzó a Woody Allen a la fama para siempre.

Por medio de entrevistas a su familia y conocidos, el film nos cuenta la vida de Virgil Starkwell (Woody Allen) un delincuente inepto y con mala suerte cuyos golpes siempre acaban mal. Un día conoce a Louse (Janet Margolin), una ingenua chica de la que se enamora. Para evitar vivir en la miseria, Virgil decide volver a delinquir, pero sigue dándosele igual de mal.

Como demostraría posteriormente de diversas maneras en films como “Broadway Danny Rose” (1984), “Sombras y niebla” (1991) o “Misterioso asesinato en Manhattan”, 1993, el cine criminal era uno de sus géneros favoritos; y con su opera prima quiso contar una extravagante e improbable ‘historia de auge y caída’ en la que tuviesen cabida gags y situaciones sobre gangsters, atracadores, prisiones o fugas (con homenajes-parodias de “Soy un fugitivo”, 1932, de Mervyn LeRoy o “La leyenda del indomable”, 1967, de Stuart Rosenberg). El resultado fue un tanto inconexo, pero nada confuso para los entrenados espectadores actuales, que aún pueden soltar carcajadas con uno de los criminales más idiotas de la historia del cine.

 

– Para amantes de las comedias ligeras convertidas en hitos del cine.

– Imprescindible para los que quieran conocer los orígenes de Woody Allen en el cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies