CINEBLOG.NET

 

072 - Michael Crichton - 1973 - 'Westworld. Almas de Metal'Tras una decena de novelas (algunas ya adaptadas al cine, como el clásico “La amenaza de Andrómeda”, 1971), siempre interesado en el mundo del cine, el famoso creador de ‘best sellers’ Michael Crichton (y director de las apreciables “Coma”, 1978, o “El primer gran asalto al tren”, 1979) se puso tras las cámaras por primera vez para dirigir (algo torpe pero eficazmente) su propio guión original en esta obra de culto que mezclaba la ciencia-ficción con el western y los robots con los duelos a revolver en un argumento que recuerda irremediablemente al de su mayor éxito editorial (y cinematográfico: “Parque Jurásico”, 1993, de Steven Spielberg). El resultado es un thriller de acción ambientado en un futuro próximo que utiliza los códigos del salvaje oeste para tejer una trama puramente de ciencia-ficción que dejó para el recuerdo a un icónico Yul Brynner cibernético en una de sus últimas actuaciones.

Delos es un parque de atracciones para adultos dividido en tres zonas: el Imperio Romano, la Europa Medieval y el Salvaje Oeste. Los visitantes pueden sumergirse en estos mundos e interactuar con androides hiperrealistas que hacen de centuriones o caballeros. Peter (Richard Benjamin) y John (James Brolin) son dos amigos que están recorriendo el parque cuando algo parece fallar, los androides comienzan comportarse de manera extraña, y uno con el rol de pistolero (Yul Brynner) está programado para perseguirlos sin descanso.

Aunque contaba con un presupuesto no muy holgado (lo que se nota en el resultado final) “Westworld” fue pionera en el uso de imágenes en 2-D generadas por ordenador (para el punto de vista de los androides). Además su estela influyó en films posteriores como “Terminator” (James Cameron, 1984) o “RoboCop” (Paul Verhoeven, 1987) gracias a su adelantada reflexión sobre algunos de los temas habituales de la ciencia-ficción (la rebelión de las máquinas o los parques temáticos ‘high-tech’). Su enorme éxito dio lugar a una secuela menor (“Mundo futuro”, 1976, de Richard T. Heffron) y dos series de televisión (una como continuación en 1980 y otra en forma de elaborado remake en 2016).

 

– Para buscadores de joyas de culto de la ciencia-ficción.

– Imprescindible para recuperar la curiosa carrera cinematográfica de Michael Crichton.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies