CINEBLOG.NET

 

“La Gran Ilusión” no sólo es una entretenida y estupenda película de fugas que exalta el compañerismo y la resistencia, sino que supuso en su momento una inteligente crítica al ascenso del partido Nacionalsocialista en Alemania y del fascismo en parte de Europa (lo que hizo que se prohibiese en Italia, Bélgica y, por supuesto, Alemania); así como una ingeniosa representación del viejo continente y los diferentes estatus de sus nacionalidades (lo que sigue estando de actualidad). Esa ‘gran ilusión’ que es la guerra (guiada por intereses económicos) sirvió al director francés Jean Renoir (“La bestia humana”, 1938, o “La regla del juego”, 1939) para hacer otro de sus agudos retratos sociales, esta vez a pie de campo de concentración.

Poco antes de comenzar la Primera Guerra Mundial, un avión francés pilotado por el capitán De Boeldieu (Pierre Fresnay) y el teniente Maréchal (Jean Gabin) es derribado en zona alemana por el capitán von Rauffenstein (Eric Von Stroheim). Tras esto, los militares franceses son trasladados al campo de concentración de Hallback, donde conocerán a un heterogéneo grupo de prisioneros galos, junto a los cuales prepararán un representación que terminará, para furia de los alemanes, con todos los franceses cantando ‘La Marsellesa’. Pero la cosa no termina ahí.

De un humanismo que trasciende fronteras, razas o creencias, Jean Renoir compuso una parábola sobre las clases sociales y las consecuencias de las relaciones entre ellas, que llevan a la división y al enfrentamiento; marcando para siempre cierto cine carcelario con aspiraciones conceptuales y pasión por el entretenimiento cinematográfico (de “Traidor en el infierno”, 1953, de Billy Wilder a “Cadena perpetua”, 1994, de Frank Darabont, pasando por “La gran evasión”, 1963, de John Sturges). Y es que además de su interés político e histórico, “La gran ilusión” también es un ejercicio cinematográfico de primera, padre del cine moderno y con personalidad propia (la presencia de Erich Von Stroheim, director de “Avaricia”, 1924, es una declaración de intenciones).

 

– Para todos los que saben que el presente no ha surgido por generación espontánea.

– Imprescindible para los que buscan cine en primera línea de fuego.

 

FOTO DE RODAJE

Jean Renoir & Jean Gabin, director y protagonista de “La gran ilusión”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘La gran ilusión’.

 

ART WORK

Hervé Morvan – Poster apaisado de ‘La gran ilusión’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies