CINEBLOG.NET

 

La primera producción de la mítica United Artists (estudio fundado por D. W. Griffith, Charlie Chaplin, Mary Pickford y Douglas Fairbanks para tener más control sobre las películas que hacían) fue este poco convencional drama romántico con el que Griffith se alejaba de la grandilocuencia técnica y temática de films como “El nacimiento de una nación” (1915) o “Intolerancia” (1916); y nos sumergía, con un estilo realista, crudo y tenebroso (apoyado en una intimista puesta en escena repleta de los innovadores recursos narrativos que convirtieron al director en el padre del ‘cine moderno’), en una historia que rompía tabúes (el amor interracial), demostrando la libertad artística de que disfrutaba Hollywood antes de la llegada del Código Hays. Una tragedia moderna que desarrolla el recurrente interés de Griffith por la lucha entre el bien y el mal, entre la inocencia y la crueldad.

Lucy (Lillian Gish) es una joven londinense que vive en un barrio pobre con su padre (Donald Crisp), un exboxeador alcohólico que la maltrata. Lucy conocerá a un noble chino (Richard Barthelmess) que sobrevive como tendero y se enamorará de el. Pero el padre de Lucy no permitirá que sean felices juntos.

La maestría con la que D.W. Griffith cuenta la historia ayuda a que esta obra maestra de hace 100 años siga manteniendo el interés: su característico montaje paralelo, los flashbacks (relata el pasado de los tres protagonistas con secuencias en diferentes tonos de color) y escenas de pura experimentación (como la angustiosa secuencia del armario); pero no solo es destacable por la técnica desplegada por su realizador, sino que consigue confeccionar unos retratos psicológicos intensos y emocionantes (con la ayuda del estupendo trío protagonista), así como lograr una atmósfera opresiva saturada de un romanticismo fatídico y una violencia proveniente de la frustración y la intransigencia. Crítica social, espectáculo melodramático, valioso testimonio de otra época (social y cinematográfica) y catálogo de los más novedosos recursos cinematográficos del momento.

 

– Para interesados en joyas del cine mudo.

– Imprescindible para interesados en las técnicas narrativas cinematográficas.

 

FOTO DE RODAJE

David W. Griffith y su musa Lillian Gish.

 

BANDA SONORA

Louis F. Gottschalk, ‘Broken Blossoms’: https://www.youtube.com/watch?v=kjgSfrMLrzA.

 

ART WORK

Poster sueco de ‘La culpa ajena’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies