CINEBLOG.NET

 

El prolífico (más de 80 largometrajes desde 1991), estravagante y habitualmente brutal director japonés Takashi Miike (“La felicidad de los Katakuri”, 2001, “Ichi the killer”, 2001, o “13 asesinos”, 2010) comenzó a ser conocido en occidente gracias a este original e inclasificable film de terror que coincidió con el auge del cine de horror nipón en Europa y América propiciado por el éxito de “The Ring (El círculo)” (Hideo Nakata, 1998). Pero a diferencia de las muestras más conocidas de aquella corriente, “Audition” no recurre al terror sobrenatural, sino que sobre la novela de Ryû Murakami construye un retorcido e intrigante film de suspense y horror psicológico que perturba y fascina a partes iguales (explorando enfermizamente las relaciones de pareja, la soledad, la sexualidad, las experiencias pasadas o la venganza), arremetiendo contra el espectador sin ninguna clase de concesión.

Shigeharu Aoyama (Ryo Ishibashi), un viudo cuarentón conoce a la joven Asami Yamazaki (Eihi Shiina) por medio de un casting para una película que no existe organizado por un amigo con el fin de buscarle una nueva esposa. Pero Asami no es lo que parece.

A este extraño argumento Miike añade una excelente dirección cargada de misterio, tensión y unas imágenes impactantes y visualmente estimulantes. Una primera parte relajada da paso a una sorprendente segunda mitad que no deja indiferente a nadie, que remueve los estómagos y pone los pelos de punta de tal manera que se convirtió en el sello de identidad del osado Miike. La extrema violencia de “Audition” (sobre todo su célebre escena de tortura) y la sordidez y ambigüedad en la exposición de sus temas (los críticos aún no se aclaran con si es machista o feminista) hizo de la película un foco de polémicas (aunque fue premiada en prestigiosos festivales como Fantasporto o Rotterdam). Sea una reflexión en clave terrorífica del miedo de los hombres a las mujeres con carácter o un ejercicio de sadomasoquismo conematográfico, “Audition” no dejará indiferente a nadie, grabándose a fuego en la memoria y hasta traumatizando a los más sensibles.

 

– Para fans incondicionales del terror oriental.

– Imprescindible para los que gusten de ponerse a prueba.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies