CINEBLOG.NET

 

Dirigido por el sólido artesano del cine de género Peter Yates (“El relevo”, 1979, “Krull”, 1983, “Sospechoso”, 1987), Steve McQueen, la estrella cinematográfica más ‘cool’ de los 60, puso la semilla del cine de acción moderno con este film policíaco convertido en icono gracias a sus vibrantes persecuciones automovilísticas por las calles de San Francisco y su genial banda sonora jazzistica compuesta por Lalo Schifrin. McQueen financió “Bullitt” a través de su productora Solar Productions (con la que llevaba un lustro financiando sus films), adaptando el personaje a su carismática e impasible manera de ser (ese porte elegante y con clase pero rudo y pícaro que lo hizo famoso), imprimiendo un realismo y una frialdad insólita en el género hasta la fecha que aproxima el film al cine policíaco europeo, y reclutando a algunos secundarios de lujo (Jacqueline Bisset, Robert Vaughn o Robert Duvall).

Frank Bullitt (Steve McQueen) es un teniente de la polícia de San Francisco que recibe el encargo de custodiar a un testigo protegido que ha de declarar contra la mafia de Chicago. Cuando el testigo es asesinado, Bullitt se meterá de cabeza en el caso y destapará una trama con más ramificaciones de las que creía.

A bordo de su flamante Ford Mustang GT, el protagonista de “Bullitt” se erige como uno de esos antihéroes policiales que no dudan en saltarse la ley con tal de atrapar al malo (abriendo el camino a otros como el más reacionario “Harry el sucio”, 1971, o el más idealista “Serpico”, 1973). Y es que el carisma de su protagonista, unido a su emblemático estilo visual y su entusiasta ritmo narrativo (excelente el oscarizado montaje de Frank P. Keller) elevan el interés de un predecible argumento que explota los estereotipos y las constantes del cine de investigaciones criminales (en la línea del cine negro). Los más de 300 caballos del GT resonando, quemando ruedas entre las poses y las miradas de Steve McQueen escudriñando por el espejo retrovisor, volando por las imposibles cuestas de San Francisco, … son ya parte de la historia del cine.

 

– Para los que quieran encontrarse, en pleno ejercicio de estilo, con la persecución de coches más imitada de la historia.

– Imprescindible para fans de Steve McQueen y del cine policíaco de los 70.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies