CINEBLOG.NET

 

Obra maestra del cine criminal de los 40 (la década dorada del cine negro) en la que el gran Raoul Walsh volcó lo que había aprendido en casi 30 años de carrera en films de gangsters (como “Los violentos años 20”, 1939), westerns (como “Mando Siniestro”, 1940) u atrevidos dramas (“Sadie Thompson”, 1928). Conmovedor y atípico thriller dramático que se mueve entre la tragedia griega y los grandes relatos de redención truncada. Con un excelente guión de John Huston (el mismo año que debutó como director con otra obra maestra: “El halcón maltés”) que profundiza en los personajes sin olvidarse de dar al espectador todo lo que espera (persecuciones, disparos, peleas, héroes, villanos y, por supuesto, una memorable femme fatale interpretada por Ida Lupino), “El último refugio” es uno de esos clásicos que funcionan con precisión narrativa y semántica con aparente sencillez.

Roy Earle (Humphrey Bogart) es un delincuente que sale acaba de salir de la cárcel gracias a que su antiguo ‘jefe’, Big Mac, ha pagado la fianza. Una vez fuera, decidido a reformarse, recibe la llamada de Big Mac para participar en un atraco en California. En el camino hacia el este conocerá a Velma (Joan Leslie), y esto, unido a que desconfía del grupo de Big Mac, hará que se plantée que este será su último golpe.

“El último refugio” supuso además un punto de inflexión en la carrera del rudo Humphrey Bogart, la verdadera consagración de una trayectoria de más de una década y más de 40 films que lo convirtieron en un secundario imprescindible de los años 30; y uno de los primeros y más canónicos, ejemplos de las populares películas de robos fallidos (“Reservoir Dogs”, por ejemplo), que tendrían su contrapunto en las de ‘robos perfectos’. W.R. Burnett, autor de la novela en la que se basa el film, también participó en el guión, convirtiéndose en uno de los autores más representativos del cine negro clásico gracias a sus créditos en clásicos como “Hampa dorada” (Mervyn LeRoy, 1931), “Scarface, el terror del hampa” (Howard Hawks, 1932), o “La jungla de asfalto” (John Huston, 1950).

 

– Para aficionados a la época dorada del cine negro.

– Imprescindible para entender como Humphrey Bogart se forjó una carrera como actor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies