CINEBLOG.NET

 

Tras rodar en inglés la irregular “Conspiración para matar a un cura” (1988) la directora polaca Agnieszka Holland (“Olivier, Olivier”, 1992, o “El jardín secreto”, 1993) inició su etapa más reconocida embarcandose en esta co-producción europea (Alemania, Francia y Polonia), basada en una historia real, en la que se exorcizan por enésima vez los viejos fantasmas morales del holocausto nazi y la Segunda Guerra Mundial. Y es que Holland (directora y guionista), basándose en las memorias del superviviente Solomon Perel, arremete contra los dos totalitarismos reinantes en la Europa de ese momento (estalinismo y nazismo) por medio del relato de la extraordinaria vida cotidiana del protagonista, sin grandes batallas ni gestas heróicas; con una conmovedora historia llena de casualidades y pequeñas coincidencias que arremete contra los dogmatismos y la uniformidad que imponían desde diversos bandos.

El film nos relata como durante la Guerra, Solomon Perel (Marco Hofschneider), un joven judío polaco cuya familia ya había huído de Alemania tras ‘la noche de los cristales rotos’, es reclutado por los alemanes y, por caprichos del destino termina convirtiéndose en todo un héroe para las tropas nazis.

Sin duda “Europa, Europa” es un estupendo relato y retrato del viejo continente en los tiempos de la II Guerra Mundial, con un discurso complejo bien desarrollado y expuesto. Pero es que Agnieszka Holland también convierte el film en una lección de cine clásico, con una cuidada ambientación, una inmaculada fotografía de Jacek Petrycki, la emotiva banda sonora de Zbigniew Preisner (habitual de Krzysztof Kieslowski), bellos encuadres, elaborados movimientos de cámara y, en general, una puesta en escena impecable. El periplo físico y existencial del protagonista por Alemania y la Unión Soviética (por el temido ‘Frente Ruso’) sirve a Holland para tratar una serie de temas que exploran la condición humana (la religión, la familia, la homosexualidad, la raza, la juventud, las nacionalidades, el comunismo, …), conformando la educación vital de Solomon Perel.

 

– Para todos los aficionados a la historia reciente más intimista.

– Imprescindible para coleccionistas del mejor cine europeo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies