CINEBLOG.NET

 

El gran director todoterreno George Stevens (“En alas de la danza”, 1936, “Un lugar en el sol”, 1951, “Gigante”, 1956, o “El diario de Ana Frank”, 1959), logró uno de sus primeros éxitos multitudinarios gracias a este clásico del cine de aventuras coloniales (muy en boga en aquella época), basado en un poema de Rudyard Kipling, que posee todos los ingredientes para convertirse en una obra maestra del género: unos intrépidos y cachondos protagonistas, amistad varonil, honor inglés, trasfondo bélico, situaciones cómicas, escenarios exóticos, ritmo trepidante y un argumento entrañable que te engancha desde el principio. Superproducción de entretenimiento puro y duro que no se para en razones morales o políticas de la intervención británica en la India, centrándose en la acción, la búsqueda de tesoros (ese palacio de oro que buscan Cutter y Gunga Din) y el coraje de esos valientes (y un tanto temerarios) héroes clásicos.

Archibald Cutter (Cary Grant), MacChesney (Victor McLaglen) y Tommy Ballantine (Douglas Fairbanks Jr.) son tres sargentos del ejército británico en la India a finales del siglo XIX. Los tres son destinados, junto a un nativo que se ocupa del agua del regimiento (el Gunga Din del título, interpretado por Sam Jaffe), a averiguar porqué se ha cortado la línea telegráfica de un destacamento británico. Resulta ser una trampa, pero consiguen salir con vida y cada uno comienza a hacer distintos planes al margen del ejército. Pero algo los volverá a unir en una peligrosa aventura.

“Gunga Din” combinaba dos géneros que estaban triunfando en el Hollywood e los años 30: por un lado las aventuras exóticas (en la línea de “Tres lanceros bengalís”, 1935, de Henry Hathaway) y por otro la comedia de enredo (con varios puntos en común con el clásico teatral de Ben Hecht, “The front page”, adaptada al cine al año siguiente en “Luna nueva” de Howard Hawks). Por ello el éxito estaba asegurado; y si además contaba con un reparto irrepetible, pues su encanto ensombrece cualquier distorsión del pueblo hindú o ensalzamiento del Imperio Británico.

 

– Para los que se pregunten cómo era el cine de aventuras clásico.

– Imprescindible para rastrear esta clase de films en el cine posterior, de Aguirre a Indiana Jones.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies