CINEBLOG.NET

 

El cine de bajo presupuesto no volvió a ser el mismo después de que el director parisino, nacionalizado estadounidese, Jacques Tourneur (“Retorno al pasado”, 1947, o “La noche del demonio”, 1957) irrumpiese con una serie de terroríficas producciones de Val Lewton para la RKO en los 40: “Yo anduve con un zombie” (1943), “El hombre leopardo” (1943) o, su mejor ejemplo, “La mujer pantera”; una oscura historia de terror sobre la dualidad de la personalidad que se mantiene durante todo el metraje haciendo equilibrios entre dos interpretaciones opuestas (la fantástica y la realista) en un genial ejercicio de insinuación, suspense y proto-erotismo. A un presupuesto ínfimo (130.000 dólares) Tourneur le saca provecho a base de sugerentes imágenes e inquietantes sonidos (excelente banda sonora del prolífico Roy Webb) que transportan el misterio al cerebro del espectador en vez de construirlo a base de efectos especiales.

El ingeniero Oliver Reed (Kent Smith) conoce a la joven Irena (Simone Simon) en el zoo. Se enamoran y terminan casándose. Pero Irena se comporta de una manera extraña, lo que hace que Oliver se desahogue con una amiga: Alice (Jane Randolph). Pero los celos de Irena hacia Alice son peligrosos.

Inspirándose en un relato corto de su avispado y mítico productor (a pesar de su breve carrera levantó otros clásicos de culto como “La séptima víctima”, 1943, de Mark Robson o “El ladrón de cuerpos”, 1945, de Robert Wise), el guionista novel DeWitt Bodeen construyó una historia que partiendo de una suerte de drama conyugal se convierte en un thriller con trasfondo sobrenatural sobre el que Tourneur y Lewton montan ingeniosos e influyentes recursos narrativos y visuales (como el popular ‘Lewton Bus’: ese inesperado e inofensivo susto que corta una secuencia de tensión creciente); elevando el interés del film a la categoría de icono primigenio del cine de terror. En 1982, Paul Schrader dirigió “El beso de la pantera”, polémico remake en parte fallido que intensificaba el contenido erótico de la película original con una provocativa Nastassja Kinski.

 

– Para los que no tengan prejuicios hacia la ingenuidad del cine de terror clásico.

– Imprescindible para los que quieran saber como se hace cine fantástico de terror sin gastarse mucho.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies