CINEBLOG.NET

 

Pieza clave del cine de culto de samurais, “Shogun Assassin” está compuesta por trozos de las dos primeras adaptaciones cinematográficas, que se hicieron en Japon, del manga “El lobo solitario y su cachorro” (dirigidas por Kenji Misumi). Nacida como un producto meramente de explotación en la New Word Pictures de Roger Corman (especializada, claro, en cine oportunista de bajo presupuesto), destinado a aprovecharse del éxito del cine de artes marciales en la época; esta adaptación para el mercado anglosajón no hizo sino despertar en occidente pasiones por el material original (así la labor de Robert Houston, realizador olvidable y actor para Wes Craven en “Las colinas tienen ojos”, 1977, es más de divulgador que de director propiamente dicho), por unos personajes tan contundentes como atractivos y una historia de calado universal que plagada de acción y aventuras.

El film nos cuenta las aventuras del lobo solitario Ogami Itto (Tomisaburô Wakayama), y su hijo, al que lleva en un carricoche cargado de armas. Como trotamundos y sicario, Itto va buscando venganza, tras el asesinato de su esposa, en un Japón medieval en el que rige la ley del más fuerte.

Houston y su productor David Weisman (“El beso de la mujer araña”, 1985, de Hector Babenco), cambiaron algunos elementos de los films de Misumi (aquí es Daigoro, el hijo, quien narra la historia), pero esto no afecta a su condición de brutal espectáculo de samurais. Llamativas escenas de acción y un estilo exagerado (con una estética que se mira en los cómics y el spaghetti western) cargado de sangre y violencia extrema es lo que nos ofrece esta divertidísima y entrañable obra sin pretensiones ni complejos; objeto de veneración por directores como Quentin Tarantino (“Shogun Assassin” es la película que la hija de Beatrix Kiddo quieren ver al final de “Kill Bill vol.2”) o escritores como Max Allan Collins (el cómic en el que se basa “Camino a la perdición” es una versión de esta historia). Los films originales siguen sin ser doblados, así que probablemente esta sea la mejor opción para acercarse a este icónico baño de sangre al son de katanas.

 

– Para todos los amantes de la explotación oriental más acertada.

– Imprescindible para coleccionistas del ‘top ten’ del cine de culto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies