CINEBLOG.NET

 

Con poco más de 30 millones de pesetas de presupuesto y muchas ganas de hacer algo original y transgresor, el debut en el largometraje de Agustí Villaronga (“El mar”,  2000, “Pa Negre”, 2010, o “Incerta gloria”, 2017) se inspiró en la figura de un noble del siglo XV, acusado de asesinar a cientos de niños, para confeccionar una de las tramas más perturbadoras de la historia del cine español. Villaronga mezcla la reflexión sobre las consecuencias de la guerra con la búsqueda de venganza, el drama más truculento con el más angustioso terror psicológico, una inquietante visión de los límites de la salud mental con un discurso casi filosófico en torno al mal; y todo con una calmada puesta en escena que intensifica la crueldad, la violencia y el horror de unas situaciones provocadoras e incómodas que convierten en film en uno de los films de culto más reconocibles (y de los grandes hitos del terror de autor) del cine patrio.

El doctor Klaus (Günter Meisner) torturó y experimentó con personas en los campos de concentración nazis. Pero, tras un intento de suicidio, tiene que vivir enclaustrado en un enorme pulmón de acero. La paz de la casa del doctor se romperá cuando el joven Angelo (David Sust) aparece de repente y Klaus lo contrata como ayudante.

Más allá de su retorcida premisa argumental, el film de Villaronga es una oscura exploración psicológica de los rincones más pervertidos de la mente humana. Película de culto por excelencia del cine español, “Tras el Cristal” es cine de terror arriesgado y a contracorriente, un monstruoso retrato de los efectos de la guerra y una reflexión acerca del bien y del mal insólita y difícil. La violencia y el drama se suceden en un rompecabezas con final nada sorpresivo, en el que la infancia y la inocencia dejan paso a una realidad dura y traumática. “Tras el cristal” no es un film para todos los gustos, es capaz de provocar repulsa en los espectadores mas aprensivos, pero esa es una de las virtudes de esta obra única que se mueve entre el dolor y el amor, la muerte y el sexo, experimentando como pocas con el aguante del público.

 

– Para buscadores de cine desagradable pero estimulante.

– Imprescindible para coleccionistas de cine de culto con pedigrí.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies