CINEBLOG.NET

 

En el primer y escandaloso largometraje de Luis Buñuel (y el primer film que hizo perteneciendo oficialmente al Movimiento Surrealista Francés), tras el corto “El perro andaluz” (1929), volvió a colaborar con Salvador Dalí para confeccionar un collage deslavazado (narrativamente, que no temáticamente) en el que ponían patas arriba los grandes estamentos de la sociedad (la Iglesia, la familia, la burguesía, aunque el film estuviese financiado por el aristocrático vizconde de Noailles, o el Estado) a base de provocación visualmente poética, fetichismo sexual, imágenes perturbadoramente surrealistas, crítica social y un sentido del absurdo atado de manera inevitable a la radical y perturbadora concepción del mundo que tenía el director de Calanda.

El fino hilo argumental (inspirado en la obra del Marqués de Sade) que se puede deducir de “La edad de oro” sigue los pasos de una pareja de jóvenes amantes (Gaston Modot y Lya Lys) que intentan superar una serie de barreras para lograr estar juntos. Por el camino el director deja para el recuerdo una serie de imágenes (en movimiento) que buscan remover conciencias y sentimientos: esa mujer cuyo reflejo en el espejo es un cielo tormentoso, esos arrieros cruzando en carro el salón de un palacio, la serie de cosas que se arrojan por la ventana, la vaca en la cama de una lujosa habitación, …

Con más ímpetu y menos estilo que en sus posteriores obras maestras (“Los olvidados”, 1950, “El ángel exterminador”, 1962, o “El discreto encanto de la burguesía”, 1972), Buñuel juega a zarandear la moral establecida con las herramientas cinematográficas menos convencionales; exponiendo un torrente de ideas que deja exhausto (y desorientado, sorprendido y fascinado) al espectador y que parece alejarse de la desbocada surrealidad irracional de “El perro andaluz”. Hay un sentido metafórico más explícito en las escenas de “La edad de oro” que nos traslada a los habituales ‘comentarios’ irónicos, burlescos e impactantes que Buñuel suele verter sobre los temas que se convirtieron en constantes en su filmografía (el sexo, la religión, la hipocresía de las clases altas, …).

 

– Para interesados en las vanguardias artísticas.

– Imprescindible para los apasionados de leer entre líneas.

 

FOTO DE RODAJE

Luis Buñuel & los vizcondes de Noailles, productores de “La edad de oro”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘La edad de oro’.

 

ART WORK

Iván Zulueta – Poster español de ‘La edad de oro’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies