CINEBLOG.NET

 

Después de que Hollywood explotara, hasta convertir en una parodia de sí mismo, el personaje de Frankenstein (el monstruo, pero también el doctor), la productora británica Hammer inició sus famosas sagas de horror (y con ello su época dorada) con este macabro cuento de terror científico, revisitación de la novela de Mary Shelley, a cargo de su mejor director (Terence Fisher, responsable de “El perro de Baskervilles”, 1959, o “La novia del diablo”, 1968), protagonizada por los futuros iconos del género Peter Cushing y Christopher Lee, y con su guionista estrella Jimmy Sangster (los cuatro repetirían en otras reinvenciones de mitos del terror como “Drácula”, 1958, o “La Momia”, 1959). La vocación provocativamente comercial del film (y de la Hammer en general) hizo que muchos críticos la denostasen; pero unida a su excelente, y ya icónica, ambientación (fotografía, dirección artística, banda sonora, …) es uno de los grandes alicientes de este terrorífico Frankenstein que triunfó en un panorama cinematográfico repleto de godzillas y diabólicos alienígenas.

La historia comienza con Victor Frankenstein (Peter Cushing) condenado a muerte, visitado por un sacerdote, al cual le cuenta los hechos que lo han llevado a tal situación; desde que muriese su madre y se iniciase en la ciencia con Paul Krempe (Robert Urquhart), hasta que crea la criatura (Christopher Lee) responsable de las muertes de las que se le acusa.

El estilo entre el gótico, el pulp y la explotación que la Hammer hizo su sello personal convierte “La maldición de Frankenstein” en una pieza más compleja, ambigua y siniestra que la obra maestra de James Whale (“Frankenstein”, 1931); dejando de lado el existencialismo romántico-melancólico del film de la Universal y fomentando el terror puro, haciendo de Frankenstein un monstruo terrorífico más acorde con los tiempos que corrían. El gran éxito de la película en todo el mundo se alargó durante seis secuelas, la mayoría de ellas con Terence Fisher, Jimmy Sangster y Peter Cushing a los mandos (pero sin Christopher Lee, eso si).

 

– Para amantes del terror científico más icónico.

– Imprescindible para conocer la manera palomitera y estimulante de entender el terror de la Hammer Productions.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies