CINEBLOG.NET

 

Jugando con el esquema de los films de casos policiales, creando intriga y construyendo la historia a base de giros argumentales y descubrimientos decisivos; el reputado documentalista Errol Morris (“Gates of Heaven”, 1978, “Un breve historia del tiempo”, 1991, o “Rumores de guerra”, 2003) consiguió una auténtica y rigurosa investigación criminal cinematográfica que enfrenta al espectador a la clásica incertidumbre de quién es el asesino, pero también a la reflexión sobre los entresijos de la justicia como estructura burocrática en la que importa más hacer el trabajo que hacerlo bien. “The thin blue line” (la policía es esa delgada línea azul que separa a la sociedad del caos) nos sumerge en la América profunda más reaccionaria y reprochable, funcionando, además de como un impecable thriller, como una crítica al poder y la hipocresía de las fuerzas del orden y las instituciones judiciales de un país que esgrime la pena de muerte como la panacea de la paz.

Por medio de entrevistas, reconstrucciones y presentación de informes, “The thin blue line” es un escalofriante relato en torno al asesinato, tras una detención rutinaria, de un policía en 1976; y la posterior controvertida condena a muerte de Randall Adams por las acusaciones del menor de edad David Harris.

Tal vez sea en los tiempos que corremos, cargados de telerrealidad y series documentales que andan tras los pasos de policías, bomberos y médicos, el mejor momento para apreciar la contundencia y la calidad de este documental que obligó a abrir el caso que trata dando un giro a las sentencias anteriores. Errol Morris pone en evidencia la calidad del sistema judicial americano dando a entender que lo que en realidad persigue el sistema no es encontrar la verdad, sino resolver los casos caiga quien caiga. Siguiendo el esquema de ‘la-misma-historia-contada-desde-diversos-puntos-de-vista’ y coleccionando un catálogo de tramposos personajes, el documental fluye hasta dar totalmente la vuelta a las premisas iniciales (logrando al final un momento crucial con el testimonio de David Harris).

 

– Para interesados en uno de los maestros del documental moderno.

– Imprescindible para seguidores del C.S.I. que busquen realismo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies