CINEBLOG.NET

 

Aunque fundada en 1953, la prestigiosa productora de animación yugoslava Zagreb Film logró relevancia en los años 60 gracias a populares series de televisión como “Inspektor Maska” (1962-63) o “Professor Balthazar” (1967-78) o cortos como “Surogat”, una divertida e ingeniosa reflexión satírica sobre la artificialidad del ‘mundo moderno’ que se convirtió en el primer film extranjero en lograr el Oscar al mejor corto de animación. El animador bosnio Dusan Vukotic (“Piccolo”, 1959, “Igra”, 1967, o el largo de culto en acción real “Los visitantes de la galaxia”, 1981), uno de los fundadores de Zagreb Film e importante figura del auge de la animación europea (donde destaca la escuela yugoslava), supo combinar a la perfección una llamativa concepción visual fundada en una casi animación geométrica, un estilo minimalista (entre el Kandinsky, Joan Miró y los móbiles de Alexander Calder) y un regreso a la sencillez, de los cartoons de Terrytoons o la UPA, del que tomaron buena nota los animadores televisivos de la época como Hanna & Barbera; con un relevante mensaje con aires surrealistas en torno al tema de los ‘sucedáneos’ de las cosas verdaderas, auténtica constante intemporal (antes era todo plástico, ahora es todo digital, …) en la sociedad moderna que entronca con la búsqueda de una vida auténtica, el sentido de la vida en torno a lo artificial.

“Surogat” nos presenta a un curioso personaje, de nariz puntiaguda y enorme barriga, que parece venir de la ciudad a pasar el día en la playa (con fondos pintados sobre lienzos). El hombrecillo va cargado de una serie de ‘retales’ de colores que una vez inflados se convierten en toda clase de objetos que en principio le hacen más cómodo su día de relax veraniego. Un argumento muy simple que da pie a Dusan Vukotic (y al guionista Rudolf Sremec) para introducir toda una serie de simbolismos críticos que ponen de relieve diversos problemas de la sociedad. “Surogat” es una perfecta alternativa (igual de efectiva para públicos adultos que para infantiles) a los frenéticos y a menudo descerebrados cartoons hollywoodienses (divertidísimos, esos si); que si bien podían contener ciertas temáticas controvertidas o radicales implícitas, no solían importar sus mensajes más allá del mero subtexto. Su animación y su narración son igual de efectivas (con final sorpresa incluido) pero la experiencias es mucho más compleja.

 

– Para los que saben que en 10 minutos caben muchas cosas.
– Imprescindible para interesados en la historia de la animación europea.

PARA VERLO: https://www.youtube.com/watch?v=plE3fUvqJTM

Puede consultar la lista completa en: # Los 100 mejores Cartoons de la historia

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies