CINEBLOG.NET

 

Siempre elegante y mordaz, Gregory La Cava, director especializado en comedias sofisticadas (“Damas del teatro”, 1937, “La muchacha de la 5ª Avenida”, 1939, o “Venus era mujer”, 1948), consiguió uno de sus mejores trabajos con este ácido retrato de la alta sociedad en forma de comedia de enredo. Todo un recital de diálogos ingeniosos repletos de juegos de palabras, divertidos personajes secundarios (el compositor aprovechado, ese padre de familia resignado a no tener voz ni voto, …) y situaciones humorísticas que esconden una crítica voraz hacia la superficialidad y el desapego de la realidad de las clases altas. Una de las más brillantes muestras de humor inteligente de la época dorada de la ‘screwball comedy’; sin el desmadre alocado de films como “La fiera de mi niña” (Howard Hawks, 1938), pero con una ironía hilarante que repasa los distintos ‘palos’ de la comedia clásica (el borracho, el acoso amoroso, …).

En plena Gran Depresión, mientras el país pasaba por la peor crisis económica de la historia moderna y la gente se veía obligada a vivir en la calle sin nada para comer; unos snobs de familiar ricas se dedican a hacer una Gymkana con las más estrafalarias pruebas. Una de las pruebas es llevar a un vagabundo al Waldorf-Ritz Hotel. Así es como las hermanas Bullock, Cornelia (Gail Patrick) e Irene (Carole Lombard), conocen a Godfrey (William Powell), un vagabundo que parece ocultar un secreto inconfesable.

Gregory La Cava (y unos guionistas, entre los que se encontraba Morrie Ryskind, escritor para los hermanos Marx de clásicos como “El conflicto de los Marx”, 1930, o “Una noche en la ópera”, 1935) consigue combinar con ingenio la elegancia de las comedias sofisticadas de la época con la crítica más sangrante a las clases altas; proponiendo una serie de situaciones y personajes (con divertidos y jugosos secundarios) que ponen en tela de juicio la moralidad y la solidaridad de la sociedad moderna (su mensaje sigue en realidad vigente casi 100 años después), a la vez que divierte con su picaresca maquiavélica.

 

– Para todos los amantes del buen cine cómico.

– Imprescindible para perder el miedo a las comedias refinadas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies