CINEBLOG.NET

 

Basándose en un film de 1932 protagonizado por el mismo Clark Gable (“Red Dust” de Victor Fleming, que adaptaba una obra de teatro de Wilson Collison), John Ford consiguió confeccionar un mito cinematográfico que, aunque no suele ser incluida entre las mejores películas del director (que cuenta al menos con una decena de obras maestras incuestionables como “Las uvas de la ira”, 1940, “Centauros del desierto”, 1956, o “El hombre que mató a Liberty Valance”, 1962), si que es una excelente muestra de aventuras exóticas al más puro estilo clásico (con trío amoroso incluido) que llenó las salas de cine de todo el mundo, logró nominaciones a los Oscars para su dos actrices principales y mostró que Ford no era simplemente un tipo que hacía películas del oeste (y ocasionalmente alguna de irlandeses). La salvaje y desconocida África, convenientemente estereotipada para Hollywood, funciona como contexto simbólico para las melodramáticas pasiones interiores de este ejemplo de la era dorada del cine estadounidense rodado entre África central y Gran Bretaña.

Vic Marswell (Clark Gable) es un organizador de safaris en Kenya que tiene una relación con Eloise (Ava Gardner). La llegada de un joven matrimonio formado por Donald (Donald Sinden) y Linda (Grace Kelly en su segundo papel cinematográfico tras “Solo ante el peligro”, 1952), y la atracción que surgirá entre Vic y Linda, pondrá en peligro las dos relaciones.

Célebre extracinematográficamente por cómo la censura española de la época cambió, por medio del doblaje, la relación entre Grace Kelly y Donald Sinden (convirtiéndolos en hermanos, en vez de matrimonio) para evitar el tema del adulterio; “Mogambo” también ha sabido hacerse un hueco en la historia del cine gracias al icónico trío protagonista (que logran convertir unos roles prototípicos en creíbles y psicológicamente complejos), la maestría en la puesta en escena de John Ford (esos pictóricos planos), la estupenda banda sonora de Robert Burns o la colorida fotografía en technicolor, a cuatro manos, de los geniales Robert Surtees y Freddie Young.

 

– Para amantes de las aventuras exóticas clásicas.

– Imprescindible para coleccionistas de mitos cinematográficos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies