CINEBLOG.NET

 

Primera entrega de la ‘Trilogía de la Venganza’ que el director coreano Chan-wook Park concluyó con las magníficas “Oldboy” (2003) y “Sympathy for Lady Vengeace” (2005); “Sympathy for Mr. Vengeace” es un enrevesado melodrama amén de ser una de las películas más brutales y violentas del siglo XXI. El siempre agresivo y desconcertante Chan-wook nos presenta un diabólico thriller terrorífico, ultra-violento y excesivo que bebe del manga y del cine de explotación de los 70 para crear una atmósfera asfixiante y pesimista en la que la mala suerte y un destino fatal se alían para ocasionar un festín sangriento. Un espectáculo cinematográfico tan intenso en su concepción visual, narrativa y estética como en su discurso conceptual, cargado de refexiones sobre la sociedad y el sentido de la vida a través de secuencias gore y una buena cantidad de silencios (los diálogos son los imprescindibles).

La retorcida trama comienza cuando un desgraciado sordomudo (Shin Ha-kyun) intenta salvar la vida de su hermana (la cual necesita un riñón, el de su hermano no es compatible) en un desesperado intento de vender un riñón suyo en el mercado negro y termina con una terrible venganza a manos de un padre destrozado.

La venganza como recurridísimo motivo cinematográfico no es más que una excusa para que Chan-wook Park exponga su cruel, sofisticado y profundo estilo (exportado a EE.UU. con la apreciable pero fallida “Stoker”, 2013); consiguiendo que el espectador capaz de soportar la dureza de sus imágenes se pegue a la pantalla hasta que el director/autor juegue sus últimas y sorprendentes cartas. Chan-wook Park demuestra que su éxito no se debe únicamente a argumentos truculentos, sino que es un auténtico maestro de la puesta en escena y un incansable experimentador de los recursos del suspense y el pulso narrativo. “Sympathy for Mr. Vengeance” no está a la altura de “Oldboy” o de la inquietante “La doncella” (2016), pero es imposible no disfrutar viendo como su precisión de reloj suizo encaja perfectamente con concepto sobre el destino y todas la piezas acaban en su sitio.

 

– Para seguidores del cine más desgarrador.

– Imprescindible para entender ese género que en oriente cultivan con esmero: el cine de acción psicológico, dramático y brutal.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies