CINEBLOG.NET

 

Tras experimental acertadamente con el expresionismo alemán (“Sombras y niebla”, 1991), el cine criminal (“Misterioso asesinato en Manhattan”, 1993) o el musical (“Todos dicen I love you”, 1996); el director neoyorquino más europeo demostró una vez más que su fórmula no estaba agotada, regalándonos una nueva disección del hombre moderno con forma de comedia ácida. Utilizando su irónico sentido del humor y sus agudos diálogos como estandartes de su estilo, Woody Allen confecciona un cinéfilo homenaje a dos de sus cineastas predilectos; una suerte de ‘road movie’ existencial que recuerda a “Fresas salvajes” (Ingmar Bergman, 1957), en la que la realidad y la ficción se combinan para componer un rompecabezas vivencial a base de recuerdos, pensamientos y situaciones que parece remitir a la obra maestra de Federico Fellini: “Fellini 8½” (1963). Pocos directores saben ser tan profundos y divertidos a la vez como Woody Allen, y “Desmontado a Harry” lo demuestra.

Harry Block (Woody Allen) es un escritor al que su familia y amigos repudia por haber hablado de ellos en sus novelas. Por ello no tiene quien lo acompañe a una gala en su honor que le va a hacer su antigua universidad.

Woody Allen también sabe acompañarse de un reparto tan impresionante como heterogéneo (Judy Davis, Billy Crystal, Demi Moore, Robin Williams, Tobey Maguire, Stanley Tucci o Kirstie Alley) para hacer más vistosa esta reflexión sobre su propia carrera en la que encontramos referencias claras a otras de sus películas (de hecho el film es una especie de revisión-actualización de la más dramática “Recuerdos”, 1980). Por todo ello, “Desmontando a Harry” es una de las películas más personales de Woody Allen, un prodigio de inteligencia y humor en el que de una manera más evidente que en otros films el director nos habla de si mismo con cierta melancolía, descaro, familiaridad temática (desfile de ex-mujeres, un toque de fantasía, buenas dosis de cinismo, …) y audacia narrativa (flashbacks, relatos escritos por el protagonista, conversaciones con sus propios personajes, …).

 

– Para amantes del cine introspectivo más divertido.

– Imprescindible para cualquier fan de Woody Allen.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies