CINEBLOG.NET

 

La última gran obra del maestro del horror moderno John Carpenter (“La noche de Halloween”, 1978, “Golpe en la pequeña China”, 1986, o “Están vivos”, 1988) unía su particular visión del cine con el universo creativo del genio de la literatura de terror H.P. Lovecraft. Última entrega de la llamada ‘Trilogía del Apocalipsis’ (precedida por “La cosa” y “El príncipe de las tinieblas”, 1987), “En la boca del miedo” sumerge al espectador en una paranoica trama cargada de referencias a Lovecraft (el título original de la película, temas como la locura o la existencia de ‘sociedades ocultas’) que también parece evocar los elementos habituales manejados por Stephen King (un escritor que es más de lo que parece, Nueva Inglaterra, …); creando un tramposo juego de espejos entre la realidad y la ficción, un estimulante argumento metaficcional lleno de escenas inquietantes que funciona como exploración de las posibilidades y los recursos de todo un género; pero que ante todo entretiene.

Sutter Cane (Jürgen Prochnow) es un exitoso autor de novelas de terror que desaparece poco antes de entregar su última novela. El cínico investigador de la agencia de seguros John Trent (Sam Neill), que sospecha que todo es un ardid publicitario, será el encargado de encontrar al escritor.

Antes de convertirse en prestigioso productor (“La red social”, 2010, de David Fincher o “Moneyball”, 2011, de Bennett Miller), el guionista Michael De Luca había mostrado su gusto por el cine de género escribiendo, por ejemplo, “Pesadilla Final: La muerte de Freddy” (Rachel Talalay, 1991); así que no es raro encontrar en el relato de “En la boca del miedo” el perfecto cómplice para los arranques de brutalidad, la ironía, el humor negro, la atmósfera enrarecida, el sentido del ritmo y, en general, el amor por el espectáculo de cine fantástico que siempre ha caracterizado a John Carpenter. No estamos ante una obra maestra, pero desde un inicio de thriller marcado por cierta crítica hacia el mercantilismo de las editoriales, hasta su pesadillesco tramo final; hay mucho camino para disfrutar como un niño.

 

– Para coleccionistas de joyas del terror moderno.

– Imprescindible para fans de la obra de H.P. Lovecraft.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies