CINEBLOG.NET

 

Tras el sonado éxito de “Enrique V” (1989), por la que fue nominado al Oscar como actor y como director, Kenneth Branagh se trasladó a rodar a Estados Unidos este curioso thriller detectivesco con toques sobrenaturales que juguetea con las vidas pasadas y los sueños, a veces bordeando el ridículo pero siempre sin prejuicios. Entretenido film denostado y olvidado, con un reparto de campanillas (Andy García, Derek Jacobi, Robin Williams, Hanna Schygulla o Campbell Scott), perdido en la filmografía de un director que ha centrado sus esfuerzos en renovar el gusto por Shakespeare (“Mucho ruido y pocas nueces”, 1993, “Hamlet”, 1996 o “Trabajos de amor perdidos”, 2000) y en intentos más o menos fallidos de rutilante cine comercial alimenticio (“Frankenstein de Mary Shelley”, 1994, o “Thor”, 2011). Suspense, crimen, fantasía, comedia y drama se combinan en una trama original y estimulante que, aunque va desinflándose hacia el final, te deja buen sabor de boca.

El detective privado de Los Angeles Mike Church (Kenneth Branagh) tendrá que ayudar a la amnésica Grace (Emma Thompson, esposa de Branagh por aquella época) a recordar quien es. La única pista es que Grace tiene pesadillas sobre el asesinato de una mujer 50 años antes.

El interesante guionista y director Scott Frank (“The Lookout”, 2007), hizo de este su primer guión importante un homenaje al cine negro clásico, enrevesado y tramposo, con un cínico detective armado de irónicas frases, una misteriosa ‘femme fatale’ y una serie de jugosos secundarios que hacen avanzar la trama. Entre este cinéfilo guión (con reminiscencias de films como “Vértigo”, 1958, de Alfred Hitchcock), una intrigante banda sonora de Patrick Doyle, el buen trabajo de Matthew F. Leonetti (con secuencias en color y otras en blanco y negro) y su heterogéneo reparto; Kenneth Branagh supo introducir alguno de sus intereses, llevando a su terreno la relación entre los protagonistas y llenando el film de algunos detalles y referencias a su cultura cinematográfica (de Laurence Olivier a Derek Jacobi pasando por Orson Welles).

 

– Para buscadores de perlas poco apreciadas del suspense.

– Imprescindible para incondicionles del cine negro sobrenatural.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies