CINEBLOG.NET

 

El Free Cinema, movimiento que renovó los temas y las maneras del cine inglés, nació en los años 50 y tuvo en la ‘Nueva Ola’ de los 60 su máximo auge gracias a directores como Tony Richardson (“La soledad del corredor de fondo”, 1962), Lindsay Anderson (“El ingenuo Salvaje”, 1963) o el británico de origen checo Karel Reisz (“Isadora”, 1968, “El jugador”, 1974, o “La mujer del teniente francés”, 1981); el cual debutó en el largometraje con este drama social con toques de comedia amarga que profundiza en la moral de una sociedad que se enfrentaba a una revolución ideológica inminente. El film trata de una manera realista bastante insólita en la época temas tan espinosos como el sexo o el aborto (fue clasificada X en el momento de su estreno), creando un fresco retrato de la clase obrera que trasciende a una exploración de los fundamentos morales que oprimen al ser humano y aplastan sus ansias de libertad.

Arthur Seaton (Albert Finney) es un joven rebelde que invierte el tiempo libre, de su trabajo en una fábrica, de una manera hedonista, saliendo con varias mujeres y bebiendo. Pero todo cambia cuando una de sus amantes, que además está casada, se queda embarazada de el.

La novela homónima de Alan Sillitoe (uno de los llamados ‘angry young men’ que plagaron el panorama literario británico de los 50 de obras de carácter sociopolítico sobre las clases bajas), convertida en guión por el mismo autor, encaja a la perfección con las aspiraciones artísticas y sociales de Karel Reisz; resultando uno de los más carismáticos retratos de ‘un-joven-rebelde-contra-el-mundo’ de la historia del cine (con la inestimable ayuda de un estupendo Albert Finney) a la vez que una mirada rabiosa y pesimista de la Gran Bretaña de los 50. Realismo social a base de situaciones cotidianas en la vida de la clase obrera y temas controvertidos para la moral de la época, que se convirtió en estandarte de toda una generación que quería cambiar el mundo utilizando el arte como instrumento para despertar conciencias, para hacer del cine una ventana a los estratos más bajos de la sociedad capitalista.

 

– Para los que gusten de las vanguardias cinematográficas.

– Imprescindible para investigar lo que supuso el nuevo realismo inglés en el cine (paralelo a corrientes como la Nouvelle Vague francesa).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies