CINEBLOG.NET

 

A pesar de que en teoría podrían ser una fuente de material interesante y de calidad; con alguna ilustre excepción (“2001: una odisea del espacio”, 1968, de Stanley Kubrick, “La cosa”, 1982, de John Carpenter o “Desafío Total”, 1990, de Paul Verhoeven), los mejores relatos cortos de ciencia-ficción no han tenido mucho éxito (ni proliferación) siendo adaptados al cine. Por ello, las virtudes de “Un muchacho y su perro” se anteponen y a sus evidentes defectos (narrativos, técnicos o de construcción de personajes), convirtiéndolo en uno de los films de culto más queridos de la ciencia-ficción de los 70. El veterano actor secundario L.Q. Jones (“Grupo Salvaje”, 1969, de Sam Peckinpah o “Casino”, 1995, de Martin Scorsese) fue el encargado de dirigir esta entretenida, original y provocativa traslación al cine de la obra de Harlan Ellison (artífice de la Nueva Ola de la Ciencia-Ficción literaria surgida en los 60) que transita por territorios de western y ‘supervivencia del más fuerte’ con aires de crítica social e ironía adolescente.

Vic (Don Johnson), es un muchacho de 18 años que vaga por parajes post-apocalípticos jungo a su perro telépata Blood. Blood ayuda a Vic a encontrar mujeres y este caza para Blood, el cual no puede obtener comida por si mismo. Pero su relación cambiará cuando encuentren a la joven Quilla (Susanne Benton).

Los temas cada vez más adultos, complejos y polémicos que habían transformado la ciencia-ficción clásica (sexo, comportamientos amorales, sátira social, …) contribuyeron a que “Un muchacho y su perro” fuese un fracaso en el momento de su estreno. Pero el buen hacer de L.Q. Jones (que también escribió el guión y volcó en la realización lo que había aprendido en 20 años de carrera en televisión y producciones de serie B), su curioso argumento o el carisma de sus protagonistas (sobre todo del perro, con voz de Tim McIntire, que también cantó el tema central del film) llevaron a esta producción de bajo presupuesto sin efectos especiales a convertirse en un influyente (“Mad Max 2”, 1981, por ejemplo) hito del cine de ciencia-ficción.

 

– Para amantes de joyas olvidadas del cine de ciencia-ficción.

– Imprescindible para conocedores de los mejores relatos cortos de la ciencia-ficción.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies