CINEBLOG.NET

 

Convertido ya en uno de los directores más prestigiosos y populares del panorama cinematográfico mundial (gracias a “Rebeca”, 1940, “La soga”, 1948, o “La ventana indiscreta”, 1954), Alfred Hitchcock revisitó uno de los éxitos de su etapa británica (“El hombre que sabía demasiado”, 1934); transformando el tono de oscuro melodrama expresionista del film original en un colorido espectáculo de intriga, acción y aventuras ‘hitchcockianas’ (espías, héroes por accidente, pérfidos villanos extranjeros, …) mucho más acorde con los gustos del público de los años 50. “El hombre que sabía demasiado” comienza como una suerte de comedia dramática vacacional en la que irrumpe una enrevesada trama de thriller conspiranóico que culmina con una larga secuencia sin diálogos con la que Hitchcock recuerda sus orígenes en el cine mudo; configurando un entretenimiento de primera en el que podemos encontrar momentos de verdadero genio y experimentación formal.

Ben (James Stewart) y Jo (Doris Day) son un matrimonio estadounidense que se encuentran junto a su hijo de viaje por Marruecos. Un día son testigos del asesinato de un hombre que resulta ser un espía que ha descubierto un plan para matar a primer ministro inglés.

Rodada en Marruecos y en Londres, con dos grandes estrellas al frente del reparto (James Stewart repetiría por cuarta vez con Hitchcock en “Vértigo”, 1958), las dosis de suspense, ironía y espectáculo propias de Hitchcock, una canción convertida en icono (la oscarizada ‘Que Sera, Sera (Whatever Will Be, Will Be)’, de Jay Livingston y Ray Evans) y un equipo técnico y artístico de primera (el director de fotografía Robert Burks, responsable de los saturados colores característicos del ‘Hitchcock Technicolor’, Bernard Herrmann y sus no menos características composiciones para el maestro del suspense, o la diseñadora de vestuario ganadora de 8 oscars Edith Head); “El hombre que sabía demasiado” es un perfecto ejemplo de lo que un director magistral podía hacer por el cine comercial en la época dorada del cine hollywoodiense.

 

– Para amantes de la época dorada del cine americano.

– Imprescindible para interesados en el ‘toque Hitchcock’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies