CINEBLOG.NET

 

Con una notable capacidad de inventiva y un ingenioso humor negro, el director y guionista (además de compositor) bosnio Danis Tanovic (“Triage”, 2009, “Cirkus Columbia”, 2010, “Hotel Europa”, 2016) debutaba en el largometraje con esta tragicomedia que hace de la crítica inteligente y sangrante su motor principal; riéndose e indignándose de la política, la guerra o los medios de comunicación de una manera valiente y divertida. “En tierra de nadie” es una parábola de las guerras modernas cargada de violencia, mala leche y diálogos mordaces en la que Danis Tanovic consigue representar las contradicciones morales y sociales de los conflictos bélicos, y a la vez no dejar títere con cabeza. Y es que el Tanovic nos muestra la guerra descomponiéndola en distintos aspectos, asomándose al lado más oscuro de la condición humana (y de la sociedad) con un refrescante espíritu satírico que no deja de lado cierto suspense.

Durante la Guerra de Bosnia, en 1993, un soldado serbio y otro bosnio se quedan atrapados en ‘tierra de nadie’, entre los dos bandos. Un sargento de los cascos azules intentará rescatarlos a pesar de que la hipocresía de los altos mandos y de los políticos se lo ponen difícil. Por su parte los medios de comunicación convertirán el hecho en todo un show mediático.

Estrenada en los estertores de la Guerra de los Balcanes, “En tierra de nadie” no solo remite al sin sentido de la guerra en general sino que se convierte inevitablemente en un ajuste de cuentas con las Guerras Yugoslavas (con una certera crítica al papel de la ONU), un cruento conflicto que duró una década y rompió la burbuja de aparente paz en la que se encontraban los europeos desde la II Guerra Mundial. No hay en el film épica bélica, ni heroicidades sobrehumanas, ni elaboradas escenas de acción, solo su implacable realismo sarcástico y un guión magistral que llevó a “En tierra de nadie” a ser premiada con el Oscar al mejor film extranjero, además de premios en Cannes (al mejor guión), San Sebastián (premio de la Audiencia) e innumerables festivales por todo el mundo.

 

– Para aquellos que gustan de las farsas antibelicistas de calidad.

– Imprescindible para reírse un poco de las tragedias de la historia moderna, sin olvidar responsabilidades ni caer en la frivolidad.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies