CINEBLOG.NET

 

Desde mediados de los 50 los hermanos Maysles (“Salesman”, 1969, “Grey Gardens”, 1975, o “Soldiers of Music”, 1991) habían ayudado a configurar el documental moderno convirtiéndose en unas de las figuras más destacables del documental contracultural de finales de los 60. Por ello se convirtieron en los perfectos orquestadores de este reportaje visual y musical que terminó por transformarse en el documento cinematográfico definitivo sobre el final del idealismo que caracterizó a los años 60. Tras filmar el concierto inicial de su gira de 1969, los Rolling Stones permitieron que los hermanos Maysleys rodasen durante toda la gira con el fin de hacer una película. Estos, con un tono realista y crudo le imprimieron un tono trágico, casi de thriller, que hizo de esta crónica musical de uno de los grupos más icónicos de la época una reflexión sociocultural tan desencantada como irrepetible.

La cámara de los hermanos Maysles nos lleva desde una actuación de los Rolling en el Madison Square Garden hasta la grabación de míticos temas para el disco “Sticky Fingers” (‘Brown Sugar’ y ‘Wild Horses’); para aterrizar en el fatídico concierto gratuito de Altamont en California (que pretendía ser el Woodstock del oeste), donde un joven fue asesinado por los Ángeles del Infierno, responsables de la seguridad del evento.

“Gimme Shelter” es un estupenda película concierto, con buena música en directo y su obligada mirada al ‘backstage’. Pero también es un inspirado juego metacinematográfico (los propios Rolling Stones viendo las imágenes rodadas por los Maysles durante el concierto), un análisis de lo que supuso en la sociedad estadounidense el cambio de década, una exposición de las heridas y traumas que marcaron a toda una generación y, según algunos, el testamento del rock clásico americano (además de los ideales hippies). “Gimme Shelter” es sincera y directa, sin adornos superfluos, un intento de captar la realidad tal y como es, lo que hace que siga manteniendo la calidad muchos años después (su influencia es incalculable en los ‘documentales concierto’ posteriores).

 

– Para coleccionistas de las mejores películas-concierto.

– Imprescindible para amantes de los Rolling Stones.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies