CINEBLOG.NET

 

El mayor éxito de la historia del cine indonesio es también una de las más brutales y frenéticas cintas de acción de todos los tiempos; en la que el joven Gareth Evans (“Merantau”, 2009, “Apostle”, 2018) mezcla, para regocijo de los aficionados al género, los thrilles criminales de Hong Kong con el terror adrenalínico de “Asalto a la comisaría del distrito 13” (John Carpenter, 1976), y el cine de artes marciales más salvaje con el cine de acción estadounidense (con la situacional “La Jungla de Cristal”, 1987, como referente directo). Film no apto para todos los públicos pero que hará las delicias de cualquier aficionado a la acción a la antigua usanza (sin efectos digitales ni artificios informáticos); plagado de armas de fuego, luchas a muerte, persecuciones trepidantes y un argumento de video-juego simplemente irresistible que hace que “Los Mercenarios” parezca “Otoño en Nueva York”.

Un grupo de fuerzas especiales de Yakarta, al que acaba de llegar el novato Rama, decide hacer una incursión en un peligroso edificio plagado de gangsters y criminales varios con el fin de atrapar al capo Tama Riyadi. Pero el plan se tuerce y los policías quedan atrapados dentro del laberíntico edificio, teniéndose que enfrentar a toda clase de perturbados y asesinos.

Rodada de manera enloquecida cámara en mano y con un modesto presupuesto, “Redada asesina” es un compendio de la mayoría de los recursos utilizados en las películas de artes marciales y lucha que también propone ingeniosas novedades, una tensión que quita el aliento y algunas de las mejores peleas de la historia del cine. Aunque esta presente en el film, en “Redada asesina” no importan excesivamente la corrupción policial o las malas condiciones en las que viven las clases más desfavorecidas; las ultraviolentas e imposibles coreografías, las persecuciones sin tregua, las explosiones y los tiroteos son el centro de la película, su única (y virtuosa) razón de ser, puro cine de acción. Evans estuvo a la altura con “The Raid 2” (2014), excelente secuela, más compleja y profunda pero igual de frenética y brutal.

 

– Para cualquier amante del cine de acción.

– Imprescindible para volver a recuperar la fe en el género a base de sangre, mamporros y disparos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies