CINEBLOG.NET

 

Con el fin de conseguir que la recién fundada Metro-Goldwyn-Mayer se convirtiese en el estudio más importante de Hollywood, los míticos Louis B. Mayer e Irving Thalberg se decidieron a producir el film épico más espectacular de la aún breve historia del cine. Para ello pusieron al especialista en cine de aventuras Fred Niblo (“La marca del Zorro”, 1920, “Los tres mosqueteros”, 1921, o “Sangre y arena”, 1922) al frente de un proyecto que mezclaba el cine histórico con la religión (el título completo es “Ben-Hur: un cuento de Cristo”), la acción con el drama y el romance; una ciclópea adaptación de la exitosa novela de Lew Wallace que costó cerca de cuatro millones de dólares (el presupuesto más alto del cine mudo), supuso un paso adelante en la evolución del lenguaje cinematográfico gracias a un ingenioso y elaborado montaje (la mítica secuencia de la cuádrigas fue rodada con 42 cámaras) y demostró que había pocas cosas que no se pudiesen hacer en el cine mudo.

“Ben-Hur” nos cuenta la historia de Judah (Ramon Novarro), un joven judío que tiene que ver como el Imperio Romano se apodera de su ciudad y reprimen su religión. Incluso Messala (Francis X. Bushman), el mejor amigo de Judah, se ha convertido en centurión romano; lo que provoca que se distancien.

La desmesurada ambición de Mayer y Thalberg, unida a un accidentado y prolongado rodaje (duró unos dos años) que elevó los costes de producción; provocaron que “Ben-Hur”, a pesar de convertirse en un fenómeno cultural y un enorme éxito de crítica y público, no recuperara la inversión (al menos en el momento de su estreno). Pero lo que si hizo fue acrecentar el prestigio de la MGM, que pasó a ser uno de los grandes estudios de Hollywood; y no dudó en repetir la jugada en la época dorada del ‘Peplum’ con otra obra maestra del cine épico: “Ben-Hur” (William Wyler, 1959). El espectáculo está asegurado, pero también hay lugar para el análisis (su discurso social, político y moral) de esta historia paralela a la vida de Jesucristo que no es otra cosa que un titánico relato de aventuras y venganza.

 

– Para estudiosos del lenguaje cinematográfico.

– Imprescindible para interesados en las superproducciones del cine mudo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies