CINEBLOG.NET

 

Excelente ejercicio de cinefilia de género en el que Joe Dante (que aprendió con Roger Corman: “Piraña”, 1978; y maduró con Steven Spielberg: “Gremlins”, 1984) mezcla la ciencia-ficción de los 60 (la premisa del film es similar a la de “Viaje alucinante” de Richard Fleischer, 1966), el lenguaje exagerado del cartoon (Chuck Jones tiene un cameo), la comedia de enredo y una trama de thriller de espías, con una soltura lúdica y sin pretensiones que derritió el corazón de los espectadores de la época. Con unos oscarizados efectos especiales y un diseño de producción sobresalientes, “El Chip Prodigioso” es ‘cine palomitero’ de primera; resplandeciente y divertido, vistoso e inocuo, plagado de guiños argumentales, secundarios y cameos de lujo (Kevin McCarthy, Henry Gibson, Robert Picardo, Dick Miller o Joe Flaherty), además de ese entrañable aroma a serie B propio del cine del director de “Matinee” (1993).

Tras la irrupción de unos espías armados en un laboratorio del gobierno, el teniente Tuck Pendelton (Dennis Quaid), que ha sido reducido a tamaño microscópico, acaba siendo inyectado en el cuerpo de Jack Putter (Martin Short), un hipocondríaco empleado de un supermercado. Con la ayuda de la exnovia de Tuck (Meg Ryan), Jack intentará sacar al teniente de su cuerpo antes de que el problema se ‘agrande’.

El buen pulso comercial del guionista Jeffrey Boam (“La zona muerta”, 1983, “Jóvenes ocultos”, 1987, o “Indiana Jones y la última cruzada”, 1989) construyó el argumento a base de humor ochentero (el histrionismo de Martin Short y unos gags algo más gamberros de lo normal), un romance que tiene que superar fronteras cuánticas (Meg Ryan aún no era la reina del género que fue en los 90), un hombre corriente convertido en héroe por accidente, acción a base de persecuciones, tiroteos y explosiones (al más puro estilo de la década) y la ciencia-ficción más delirante (caras que se transforman, esa curiosa ‘posesión’, el traje robot, …), combinado todo con descaro y cariño; y resultando una golosina cinematográfica tan fresca como entretenida.

 

– Para nostálgicos de la comedia fantástica de los 80.

– Imprescindible para adorar a ese genio del cine comercial de autor que es Joe Dante.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies