CINEBLOG.NET

 

Con casi 70 años Eric Rohmer (“Mi noche con Maud”, 1969, “La rodilla de Claire”, 1970, “Pauline en la playa”, 1983) estaba en plena forma, haciendo un cine fresco, arriesgado, profundo y complejo en el que el director francés ahonda en la sensibilidad femenina como instrumento para hablar de la soledad y de las crisis existenciales; a la vez que da una lección magistral de cine minimalista, de atención al detalle cotidiano y de espontaneidad. Amable y culta representación de la sociedad moderna, siempre en eterno tránsito hacia una vida mejor, “El Rayo Verde” (quinta entrega de su serie de ‘Comedias y Proverbios’) hace de la naturalidad su mejor arma para llevarnos por una serie de diálogos improvisados entre la divagación y lo costumbrista y unas agudas situaciones que más bien sirven de mera excusa para mostrarnos la belleza del simple fluir de la vida.

Delphine (Marie Rivière) es una secretaria de París que recientemente ha terminado una relación. Cuando una amiga cancela sus vacaciones juntas, Delphine decide irse sola a los Alpes. Esto terminará cambiándole la vida.

Rodada en 16 mm y en orden cronológico, “El rayo verde” es una de esas películas que intenta romper las barreras entre la ficción y la realidad, sin recurrir al cine documental, creando una estrecha relación de retroalimentación entre el acto de hacer una película y lo que intenta representar; y aunque la historia romántica pueda interesar más o menos, lo cierto es que Rohmer lo logra con creces, demostrando una vez más que es un genio capaz de analizar con sensibilidad la mente humana y desarrollar su propio estilo narrativo y visual. Heredera de la Nueva Ola francesa de los 60 (de los que Rohmer es contemporáneo) e influyente pieza clave del cine independiente posterior (en el que la conversación es el motor de la historia, como por ejemplo “Antes del amanecer”, 1995, de Richard Linklater), “El Rayo Verde” puede resultar exasperante y hasta aburrida para los cinéfilos hipervitaminados modernos (al igual que en la vida real, la trama no avanza con cada situación o conversación).

 

– Para amantes de la sencillez.

– Imprescindible para entrar en la filmografía de uno de los genios del cine europeo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies