CINEBLOG.NET

 

La última película del legendario profesional del ‘stop motion’ y creador de efectos visuales Ray Harryhausen (también productor, como en sus clásicos “Simbad y la princesa”, 1958, o “Jasón y los argonautas”, 1963) ya era un producto pasado de moda cuando se estrenó. Un reparto de viejas estrellas (Laurence Olivier, Ursula Andress, Burgess Meredith o Maggie Smith), un género que había vivido sus mejores momentos 20 o 30 años antes y unos encantadores efectos especiales que parecían haberse quedado anticuados tras el exitoso despliegue futurista de “La Guerra de las Galaxias” (George Lucas, 1977), hicieron que el “Furia de titanes” no fuese el éxito que se esperaba; pero también la hizo una pieza nostálgica de culto que poco a poco se convirtió en un clásico del cine fantástico y de aventuras para toda la familia, curtido en los videoclubs de los 80.

Zeus (Laurence Olivier) salva de la muerte a su hijo bastardo Perseo (Harry Hamlin) y arrasa, por medio de Poseidón (Jack Gwillim) y el Kraken, la ciudad de Argos, cuyo Rey quería ver a Perseo y a su madre muertos. Así, Perseo crece bajo la mirada protectora de Zeus, hasta que la envidiosa Thetis (Maggie Smith), buscando venganza por el castigo a su hijo Calibos, decide ponerlo en problemas.

Con un director poco reseñable (Desmond Davis era un buen operador de cámara metido a director televisivo) y una puesta en escena algo torpe, el film no gustará a los que busquen la adrenalina narrativa y visual de, por ejemplo, su remake (“Furia de Titanes”, 2010, de Louis Leterrier), pero hará las delicias de los amantes de las más imaginativas ‘stop motion’ y de las películas mitológicas y de monstruos de los años 50. El caballo alado Pegaso, el colosal Kraken, la temible Medusa, los escorpiones gigantes o un búho mecánico que parece imitar a R2-D2, son algunas de las artesanales creaciones de Harryhausen, que elevan el interés de la que es probablemente la más carismática visión cinematográfica de la mitología griega, con sus caprichosos dioses dirigiendo desde el Olimpo el destino de los seres humanos a su antojo.

 

– Para fans de productos concienzudamente pasados de moda.

– Imprescindible para cerrar un maratón de ‘lo mejor de Harryhausen’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies