CINEBLOG.NET

 

Considerado el primer largometraje sobre zombies de la historia del cine “La legión de los hombres sin alma” es un film independiente que intentaba aprovechar el enorme éxito de las producciones de terror de la Universal (el año antes se habían estrenado “Drácula”, de Tod Browning y “Frankenstein”, de James Whale) en una época en la que los grandes estudios controlaban casi completamente la industria. Victor y Edward Halperin (director y productor), adaptaron por la cara una poco exitosa obra teatral para adentrarse en la misteriosa y antigua práctica del vudú en el caribe. La icónica (y poco más) presencia de Bela Lugosi, algunos recursos y estándares primigenios del subgénero zombie y su potencial para convertirse en pionera del cine de explotación de bajo presupuesto; terminaron por hacer de “La legión de los hombres sin alma” un imprescindible film de culto, de esos cuya condición está por encima de sus evidentes defectos técnicos, interpretativos y narrativos.

Neil (John Harron) y Madeleine (Madge Bellamy) son una joven pareja prometida que llega a Haití invitada por el terrateniente Charles Beaumont (Robert Frazer), el cual está enamorado de Madeleine. Junto al hechicero Legendre (Bela Lugosi), Beaumont urdirá un plan para poseer a la joven.

“La legión de los hombres sin alma” está construida a partir de retales de otras producciones de la época anterior al código Hays (rodada en escenarios de la Universal y con profesionales como Jack Pierce, maquillador de, por ejemplo, “La Momia”, 1932, de Karl Freund), pero no solo materialmente, sino también argumental (la llegada a un lugar exótico y misterioso), temática (el amor obsesivo) y visualmente (ciertas conexiones con el expresionismo alemán); aprovechando los estereotipos (tanto en personajes como en situaciones) que se habían ido estableciendo en los primeros años del cine sonoro. Tal vez su atmósfera gótico-caribeña impregnada de magia negra e ingenuidad de los años 30, no asuste al público actual, pero su importancia en el cine de terror y su carisma están fuera de toda duda.

 

– Para coleccionistas de iconos del terror.

– Imprescindible para historiadores del cine de terror.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies