CINEBLOG.NET

 

Director insobornablemente alternativo (“El hermano de otro planeta”, 1984, u “Hombres armados”, 1997) y guionista a sueldo en producciones de serie B (“Piraña”, 1978, o “Aullidos”, 1981, ambas de Joe Dante), el siempre interesante John Sayles aprovechó el buen momento del cine independiente en los 90 para estrenar algunas de sus películas más exitosas (por “Passion Fish”, con Michelle Pfeiffer, fue incluso nominado al Oscar al mejor guión en 1992). La más conseguida de todas es este western fronterizo moderno que critica los entresijos del poder, el racismo y la xenofobia; compone un impecable retrato psicológico con el miedo, la culpa y la codicia a la cabeza; sabe mantener la tensión y el misterio con un sentido del suspense impecable; y, por si fuera poco, también nos regala uno de esos ejercicios de maslabarismo narrativo que tan de moda puso “Pulp Fiction” (1994), con saltos temporales y espaciales para satisfacer al espectador posmoderno.

Sam (Chris Cooper) es el sheriff de un pequeño pueblo tejano cerca de la frontera mexicana. Sam es hijo de un antiguo sheriff del pueblo cuya historia saldrá a la luz después de que se encuentre un cadáver enterrado en un viejo campo de tiro. El trabajo de Sam será averiguar quién es y como llegó allí el cuerpo.

Un magnífico reparto coral (Matthew McConaughey, Frances McDormand, Kris Kristofferson, Elizabeth Peña, …), un aliento clásico, calmado y contemplativo, impregnado de un contundente compromiso social y un guión tan virtuoso como tramposo, ayudan a que “Lone Star” se eleve por encima de otras producciones similares. Y es que la aparente sencillez de su argumento (alguien-investiga-algo-preguntando-a-gente) sirve de base para un ejercicio de deconstrucción narrativa, un profundo discurso en torno a la sociedad y un espléndido uso de los códigos del western fronterizo (de la tensión racial a los áridos paisajes, de su protagonista en busca de la verdad al secretismo en torno a un turbio pasado). Sayles consiguió uno de los mejores (y más olvidados) films de los 90 con este heredero del western psicológico de los 50.

 

– Para amantes de los films corales atípicos.

– Imprescindible para conocer a un director que siempre ha hecho lo que le da gana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies