CINEBLOG.NET

 

Renovador, profundo y emocionate, del lenguaje cinematográfico y de las posibilidades artísticas de la imagen en movimieno, Max Ophüls es uno de los directores de culto cuya obra más se ha revalorizado tras su muerte. Huyendo de la sombra del nazismo, Ophüls fue dejando obras maestras en Alemania (“Amoríos”, 1933), EE.UU. (“Carta de una desconocida”, 1949) o Francia (“El placer”, 1952), donde acabó su carrera. “Madame de…” (su penúltima película) es uno de esos films sorprendentes que no dejan indiferente a nadie; un ingenioso drama, con toques de comedia irónica, en el que Ophüls disecciona las relaciones de pareja, la pasión y la autoestima con su particular estilo plagado de barrocos escenarios y perpetuos movimientos de cámara. La obra de la mordaz novelista francesa Louise de Vilmorin es además el material perfecto para desarrollar una original estructura argumental que gira en torno a un leit-motiv tan banal como simbólico (unos pendientes).

La curiosa premisa surge de la condesa Louise de… (Danielle Darrieux), la cual vende unos pendientes que le había regalado su marido, el general André de… (Charles Boyer), para conseguir dinero. Los pendientes pasan de mano en mano hasta llegar a las del barón Fabrizio Donati (Vittorio de Sica), el cual terminará enamorándose de Louise.

A pesar de que su recargada estética, con los excesos de la aristocracia como motivo visual, es básicamente clásica, su estilo narrativo si que se ha comparado con las innovaciones introducidas por Orson Welles en sus primeros films. Y es que Ophüls convierte este romántico retrato social (que como otros melodramas de la época optaba por el punto de vista femenino) en un sutil catálogo de figuras retóricas cinematográficas, simbolismos, prodigios en cuestión de narración y puesta en escena (como esas escenas de baile entre De Sica y Darrieux) y bellísimos encuadres. Uno de esos films a los que el espectador actual nunca se acercaría, pero que si consigue superar los prejuicios y lo retorcido de la propuesta se quedará para siempre en su memoria cinéfila.

 

– Para buscadores de eslabones perdidos entre el cine clásico y el moderno.

– Imprescindible para recuperar a uno de los grandes directores de la historia.

 

FOTO DE RODAJE

Max Ophüls dando indicaciones a Vittorio De Sica & Danielle Darrieux en el set de “Madame de…”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de ‘Madame de…’.

 

ART WORK

Ilustración para la edición Criterion de ‘Madame de…’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies