CINEBLOG.NET

 

Surgido como vanguardista reacción artística a la crisis económica, política y social que vivía Alemania tras la Guerra Mundial, el Expresionismo se propuso representar la atormentada psique del pueblo teutón a base de turbadores argumentos y una propuesta estética siniestra, oscura y radical; oponiéndose así al romanticismo y el colorido de las corrientes artísticas mas populares. Así surgieron obras maestras como “El gabinete del Dr. Caligari” (Robert Wiene, 1920) o “Nosferatu el vampiro”, una versión bastarda del “Drácula” de Bram Stoker que supuso el reconocimiento de F.W. Murnau (“El último”, 1924, “Fausto”, 1926, o “Amanecer”, 1927), uno de los grandes genios del cine mudo. Una maravilla cinematográfica de terror poético y simbólico, inquietante, tenebrosa y visualmente impactante, que aguanta sus casi 100 años con la entereza con la confianza de quien ha creado escuela.

Hutter (Gustav von Wangenheim) es un joven que trabaja para un agente inmobiliario en una pequeña ciudad de Dinamarca. Su jefe lo manda a cerrar un trato en Transilvania. Allí tendrá que reunirse con el Conde Orlok (el inolvidablemente perturbador Max Schreck, que es por derecho propio el gran icono del film), además de descubrir que en realidad en un vampiro.

Demanda por plagio, “Nosferatu el vampiro” fue destruida en Alemania tras la sentencia a favor de la viuda de Bram Stoker. Por suerte ya se había distribuido a otros países y el film sobrevivió llegando a nuestros días como una de las cumbres del expresionismo alemán, tan estilizada como simbólica. Murnau pone genialmente, con precisión e inteligencia, en imágenes el guión de Henrik Galeen, autor también de “El Golem” (Carl Boese & Paul Wegener, 1920); presentándonos a un Conde Orlok huesudo, calvo, de uñas puntiagudas y dientes de ardilla de Sleepy Hollow (imagen adoptada por la cultura vampírica), que se pasea por retorcidos escenarios, repletos de contrastes inspirados en la pintura romántica alemana. El cineasta alemán Werner Herzog rodó un más que destacable remake (“Nosferatu, vampiro de la noche”, 1979) con Klaus Kinski como Orlok.

 

– Para antropólogos del cine de terror.

– Imprescindible para los que están hartos de vampiros estilizados de instituto.

 

FOTO DE RODAJE

Max Schreck descansando entre tomas en el set de “Nosferatu, el vampiro”.

 

BANDA SONORA

James Bernard, ‘Overture – Omens of Nosferatu (1997)’: https://www.youtube.com/watch?v=NcH38cHjxoM.

 

ART WORK

William Stout – ‘Nosferatu’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies