CINEBLOG.NET

 

La sexta entrega de la serie de libros (doce novelas y una decena de cuentos cortos) que el escritor británico Ian Fleming dedicó a su icónica creación fue la elegida para inaugurar la exitosa y extensa filmografía de James Bond en el cine. El competente trabajo del especialista en cine de aventuras y acción Terence Young (“Sola en la oscuridad”, 1967, o “Sol Rojo”, 1971), el carisma elegante y burlesco de un joven Sean Connery y un argumento a base de localizaciones exóticas, mujeres tan bellas como peligrosas (esa inolvidable aparición de Ursula Andress), maquiavélicas conspiraciones e improbables villanos; lograron un digno entretenimiento que dio al personaje una enorme popularidad y puso de moda el cine de espías secretos (auténtico símbolo de la Guerra Fría) estableciendo una serie de estándares (desde la ‘escena gunbarrel’ o los créditos de Maurice Binder hasta SPECTRE, su Walther PPK o su Vodka-Martini) que se repetirían en los films de Bond y en muchas de sus imitaciones.

James Bond (Sean Connery) es enviado a Jamaica para investigar la muerte de un agente del MI6. Allí descubre que el misterioso Dr. Julius No (Joseph Wiseman) tiene unas extrañas instalaciones en una isla cercana. Junto con la comerciante de conchas Honey Rider (Ursula Andress) intentará averiguar que pasa en esa isla.

La violencia y el sexo que destilan las aventuras de James Bond (hoy día muy superados, claro) están aderezadas con cierto humor sarcástico, lo que no evitó que se montase cierto revuelo en el momento de su estreno (y es que hay dos cosas que se le dan bien a Bond: matar sin contemplaciones y el sexo sin compromiso). Esto, unido a su condición de entretenimiento puro, convirtió a esta producción de escaso presupuesto (su estreno fue en principio bastante limitado) en un éxito mundial; elevando para siempre al a menudo amoral agente secreto a la categoría de icono cultural. El propio Terence Young continuaría la saga con “Desde Rusia con amor”, 1963, y “Operación Trueno”, 1965) multiplicando el ritmo, el descaro y la inverosimilitud.

 

– Para amantes del cine de espías clásico.

– Imprescindible para conocer el origen de un icono del siglo XX.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies