CINEBLOG.NET

 

Mezclando inteligentemente el cine de acción y aventuras, el western, el cómic, el rock & roll, el cine negro y cierto retrofuturismo tenebroso, el siempre vibrante director, productor y guionista Walter Hill (que pasaba por su momento más taquillero gracias a “Límite: 48 horas”, 1982) construyó un cuento de hadas violento y oscuro armado de carismáticos personajes prototípicos, persecuciones trepidantes, una original estética (entre los años 50 y los 80) y música a todo volumen. Como en otras joyas de su filmografía (“El luchador”, 1975, “The Warriors”, 1979, o “La presa”, 1981) Hill vuelve a partir del cine de género para confeccionar un contundente ejercicio cinematográfico postmoderno, con un argumento sencillo donde edificar una elaborada concepción estética y un catálogo de homenajes y referencias culturales que recogen sus gustos en torno a personajes (esos antihéroes que se mueven por el lado más turbio de la sociedad) y situaciones (que lo han llevado a ser considerado, algo frívolamente, como misógino o reaccionario).

La famosa cantante Ellen Aim (Diane Lane) es secuestrada por una peligrosa banda de moteros liderada por el cruel Raven Shaddock (Willem Dafoe). El cazarrecompensas, y ex-novio de Ellen, Tom Coddy (Michael Paré), ayudado por una mecánica virtuosa (Amy Madigan) y el manager de la cantante (Rick Moranis) intentarán rescatarla.

Film de culto e hito cinematográfico generacional, “Calles de Fuego”, con su durísimo antihéroe, su villano inolvidable, su bella damisela en apuros y un buen plantel de secundarios (también podemos ver a Bill Paxton, Rick Rossovich o Robert Townsend), supone un entretenidísimo espectáculo (comedia, drama, suspense, romance y mucha acción) tan macarra como entrañable, tan testosterónico como elegante. Pero además de su excelente trabajo de iluminación, escenarios o vestuario, “Calles de fuego” cuenta con una banda sonora del genio del blues-rock Ry Cooder. Y es que puede ser una película un tanto irregular y desequilibrada, pero es difícil no disfrutar con sus improbables, originales y extrañas aventuras.

 

– Para amantes de los argumentos y la estética de cómic y del Rock & Roll.

– Imprescindible para amantes de las fantasías postmodernistas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies