CINEBLOG.NET

 

Primera adaptación cinematográfica de la obra de Tolkien (el año antes la Rankin/Bass Productions había estrenado en televisión “El Hobbit”) con la que el insobornable pionero de la animación para adultos Ralph Bakshi (“El Gato Fritz”, 1972, “American Pop”, 1981, o “Tygra: Hielo y fuego”, 1983) logró materializar un proyecto largamente deseado. El resultado fue una película fallida pero repleta de virtudes; una aventura violenta y oscura con la que Bakshi intentó ser lo más fiel posible a la novela. Y es que a pesar de su fracaso en taquilla y sus torpezas narrativas, “El señor de los anillos” es una tenebrosa joya visual (su genial prólogo, maravillosos fondos, tenebrosos saturados, … inspirados por la obra de ilustradores como Howard Pyle o N. C. Wyeth) a la que la animación rotoscópica imprime un extraño realismo a los movimientos y las expresiones (primero rodaba las secuencias con actores reales y luego ‘calcaba’ los fotogramas en un fotograma en blanco).

Tras relatarnos la forja de los Anillos de Poder y el Anillo Único, la guerra posterior contra Sauron y el encuentro de Bilbo con Gollum (relatado en “El Hobbit”); el film se centra en las peripecias de Frodo, que ha de huir de la Comarca con el Anillo Único ante la amenaza de los jinetes Nazgûl, siervos de Sauron.

“El señor de los anillos” abarca solo el primer libro y parte del segundo (estaba planteado como un díptico, pero tras el fracaso del film la segunda parte nunca se hizo) y supuso uno de los pocos fracaso del prestigioso, y multioscarizado, productor Saul Zaentz (“Alguien voló sobre el nido del cuco”, 1975, “Amadeus”, 1984, o “El paciente inglés”, 1996). Otro de los alicientes es su inspirada banda sonora, del gran Leonard Rosenman (oscarizado por “Barry Lyndon”, 1975); aunque Bakshi quería a Led Zeppelin. Tal vez las ambiciones superaban las posibilidades de Ralph Bakshi, un director destacable que nunca logró despegar del todo (su último intento, también fallido: “Cool World. Una rubia entre dos mundos”, 1992), pero mereció la pena intentarlo. Gran influencia para la trilogía de Peter Jackson.

 

– Para amantes de los films de animación poco convencionales.

– Imprescindible para los fan de la obra de Tokien.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies