CINEBLOG.NET

 

Tras convertirse en uno de los grandes autores cinematográficos europeos de los años 70 gracias a “El conformista” (1970), “El último tango en París” (1972) o “Novecento” (1976); al realizador italiano Bernardo Bertolucci le llegó el reconocimiento de masas (multipremiada y rompetaquillas) con esta ambiciosa superproducción, visualmente arrolladora y conceptualmente intensa. Bertolucci convierte el film en un bellísimo fresco histórico en el que poder leer entre líneas, complejo y estimulante, repleto de simbolismos y detalles de perfeccionista irredento; todo acompañado de las imágenes de Vitorio Storaro, la música de David Byrne o Ryûichi Sakamoto y un solvente reparto con estrellas orientales americanizadas (Joan Chen, Cary-Hiroyuki Tagawa o el propio John Lone) y el mítico Peter O’Toole.

Puyi (John Lone) fue emperador de China desde los 3 a los 7 años, hasta que la República se estableció en 1912 (aunque Puyi se mantuvo en la Ciudad Prohibida sin problemas hasta 1924). El film sigue a Puyi durante toda su vida: como colaborador de las fuerzas de ocupación japonesas en Manchuria (su tierra natal), preso del gobierno comunista o simple trabajador del Jardín Botánico de Pekín al final de su vida.

“El último emperador”, a pesar de ser un épico drama biográfico de casi tres horas, estéticamente recargado, con multitudinarias secuencias de masas (el gobierno chino le permitió rodar en la Ciudad Prohibida, siendo el último occidental en hacerlo), un presupuesto elevado (unos 25 millones de dólares) y una deslumbrante producción (y posterior promoción); sigue manteniendo el sustrato psicológico, político y social que siempre ha recorrido el cine de Bertolucci (que también coescribe el guión), lo que la convierte en una insólita superproducción de autor cargada de momentos de puro arte cinematográfico (algunos de una belleza arrebatadora, otros auténticas reflexiones sociopolíticas y psicológicas). La noche de los premios de la Academia, menos los actores, todo el mundo se fue a casa con Oscar (9 premios de 9 nominaciones).

 

– Para apasionados de la historia contemporánea.

– Imprescindible para amantes de las grandes superproducciones con sustancia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies