CINEBLOG.NET

 

Después de que George A. Romero y Stephen King pusiesen de moda (con “Creepshow”, 1982) las antologías cinematográficas de terror, renovando los clichés de los relatos clásicos de los 50, cuatro de los directores más taquilleros de los 80 se reunieron (en torno a la infalible Amblin, de Steven Spielberg) para homenajear a la mítica serie de fantasía, terror y ciencia-ficción “Dimensión desconocida” (1959-64). Y a pesar de que no todas las partes están a la misma altura, el resultado fue un carismático film episódico que recrea con efectividad el ambiente claustrofóbico y siniestro de la serie original; una fiesta de entretenido cine de género que sorprende, moraliza, emociona y asusta a partes iguales.

John Landis (“Un hombre lobo americano en Londres”, 1981) dirige la historia de un tipo intolerante (Vic Morrow, que murió trágicamente durante el rodaje) que vive en sus propias carnes lo que es el racismo; Steven Spielberg (“En busca del arca perdida”, 1981) hace que los ancianos de un asilo se sientan como niños por una noche; Joe Dante (“Aullidos”, 1981) cuenta como un niño con poderes tiene atemorizada a su familia; y George Miller (“Mad Max 2: El guerrero de la carretera”, 1981) pone el broche final con la desasosegante historia de un hombre que cree haber visto algo en el exterior del avión en el que viaja.

Aunque el film arranca lentamente, con cierto moralismo innecesario y nostalgia edulcorada; la segunda mitad es una auténtica delicia para los aficionados al terror que, gracias a un buen reparto (sobre todo un desquiciado John Lithgow), mucha imaginación, ironía desbocada y los aciertos argumentales de la incombustible y prolífica leyenda literaria Richard Matheson (“El increíble hombre menguante”, 1957, de Jack Arnold) consigue dejarnos más que satisfechos. “En los límites de la realidad” es una buena manera de iniciarse en la ironía cruel de John Landis, la fantasía sentimental de Steven Spielberg, el horror cartoonesco de Joe Dante, la paranoia trepidante de George Miller y el entrañable estilo visual y temático de los 80.

 

– Para aficionados a los films episódicos de terror burlesco.

– Imprescindible para completistas de esa generación amante del colegueo que creció alrededor de Spielberg o Lucas durante los 80.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies