CINEBLOG.NET

 

Si hay un país en el que se reivindique a pie de trinchera, con el cine como arma, la libertad artística e intelectual frente a la represión política y religiosa ese es Irán. Y Jafar Panahi (“El globo blanco”, 1995, o “El círculo”, 2000) es uno de los más certeros francotiradores de la nueva ola del cine iraní (Bahman Ghobadi, Samira Makhmalbaf, …). “Esto no es una película” es cine de guerrilla social en el que un Panahi recluido en su casa mientras espera sentencia de 6 años de cárcel (por rodar films contra el régimen), junto a su ayudante de dirección (Mirtahmasb), hace un repaso de sus proyectos y su estado anímico en un ensayo filmado casi improvisado sincero e inteligente. Con su ideológica resistencia a abandonar Irán como estandarte, Panahi va del hastío por su reclusión a la exaltación de la libertad de expresión en este ‘falso documental’ tan valioso como único.

Durante su arresto domiciliario, Panahi comienza a pensar que puede estar en el final de su carrera, por lo que decide documentar su estancia con un móvil. Panahi nos habla del cine, del arte, la vida y del proyecto que tenía entre manos, en un intento de que no desaparezca del todo.

Con un tono algo impersonal (los medios son menos que amateur) y un inesperado final cargado de suspense, “Esto no es una película” consigue atraer al espectador y logra que empatice con este insobornable artista enemigo del estado y amante del cine. Más que un documental, el film es una suerte de diario penitenciario minimalista con diversos niveles de significado; una joya del cine moderno tan curiosa cinematográfica como extracinematográficamente (el film, en una memoria USB, salió de Irán escondido en una tarta). Panahi fue condenado poco después de rodar “Esto no es una película” a 6 años de cárcel y 20 de inhabilitación (no puede rodar, ni dar entrevistas, ni salir del país), y sigue recluido en Teherán (lo que no le ha impedido volver a infringir la ley y rodar “Pardé”, 2013, o “Taxi Téhéran”, 2015, con las que recolectó premios por festivales de todo el mundo.

 

– Para todo el que odia la represión de libertades.

– Imprescindible para quien considere el cine un arte menor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies