CINEBLOG.NET

 

Fuera ya de toda duda la maestría cinematográfica de John Ford gracias a “La diligencia” (1939, “Las uvas de la ira” (1940) o “Pasión de los fuertes” (1946); el director de westerns por excelencia se embarcó en el film del oeste más caro hasta la fecha, una pieza angular de la mitología visual y conceptual del género que mezclaba con habilidad una mirada idealizada de la intervención estadounidense en el exterminio de las tribus indígenas (aunque no obstante el realismo de su reconstrucción histórica es destacable) con un tono amargo y melancólico (como corresponde a un film que aborda los sucesos posteriores a la derrota de Little Bighorn) que hace de “La legión invencible” uno de los primeros ‘westerns crepusculares’ modernos. La fotografía en Technicolor de Winton C. Hoch (que logró su tercer Oscar, repetiría con “El hombre tranquilo”, 1952), inspirada por la obra del pintor Frederic Remington y por los paisajes de Monument Valley; y la imponenete presencia de John Wayne, demostrando dotes interpretativas (con poco más de 40 años interpreta a un personaje 20 años mayor); son los cómplices perfectos de Ford para hacer de “La legión invencible” una obra maestra.

Antes de jubilarse, el capitán Nathan Brittles (John Wayne), al mando del 7.º Regimiento de Caballería en plenas Guerras Indias, tendrá que escoltar a la esposa (Mildred Natwick) y la sobrina (Joanne Dru) del mayor Allshard (George O’Brien).

Confundida a menudo con una obra menor, debido a su ritmo pausado y su escasez de escenas de acción y tiroteos (aunque tenemos entierros, bailes, …), es la segunda entrega de la ‘trilogía de la caballería’ de John Ford (completada por “Fort Apache”, 1948, y “Río Grande”, 1950), una oda a la Caballería y a su valor en la formación de los EE.UU.; pura poesía cinematográfica repleta de encuandres pictóricos, tonadas populares (algo habitual en los films del director), un protagonista típicamente fordiano (inteligencia, valor y honor), algunas escenas memorables (como la polémica escena de la tormenta) y el equipo de secundarios de confianza Ford (Victor McLaglen, Harry Carey Jr., George O’Brien, …).

 

– Para amantes del mejor cine clásico del oeste.

– Imprescindible para estudiosos del ‘estilo Ford’.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies