CINEBLOG.NET

 

Tras la Segunda Guerra Mundial, la productora inglesa Ealing se especializó en comedias satíricas, cargadas de humor negro, dando algunos de los más refinados, inteligentes y crueles ejemplos del género (como “Oro en barras” de Charles Crichton, 1951, o “El quinteto de la muerte” de Alexander Mackendrick, 1955). “Ocho sentencias de muerte” fue una de sus cumbres; una irónica crítica a la moral y las costumbres inglesas que dejó para la posteridad uno de los ‘tour de force’ interpretativos más recordados de la historia (sir Alec Guinness interpretando ocho miembros de una misma familia). Uno de los hombres de confianza de la casa se ocupó de la dirección y el guión: Robert Hamer (que ya había participado en el clásico de culto de terror “Al morir la noche”, 1945) el cual imprimió la ironía y la amoralidad necesarias para convertir “Ocho sentencias de muerte” en un hito del cine británico.

El film comienza con el protagonista, Louis Mazzini (Dennis Price), escribiendo su historia mientras espera la ejecución de su pena de muerte. Relata que, resentido porque su familia renegó de su madre cuando esta se casó con un cantante de ópera italiano, decide acabar con los ocho miembros de la familia D’Ascoyne. Cuando todos estén muertos el se convertirá en el décimo Duque de Chalfont y su venganza habrá sido un éxito. Con paciencia e hipocresía, Louis irá acercándose a los D’Ascoyne para acabar con ellos.

El arribismo y la falta de escrúpulos del protagonista, con tal de conseguir lo que se propone, es una sangrante caricatura de las ansias de poder de las clases medias-bajas, el leit-motiv de un genial guión (en torno a algo tan cinematográfico como la venganza) que oculta tras su aparente sutileza un puñetazo en la cara de los deseos más superficiales de la sociedad, de la represión sexual como pura convención y de la división de clases (un tema muy presente en el cine británico). Una obra maestra del humor inglés, inteligente y lúgubre; tan subversiva como bien realizada; pero que hará bostezar a los amantes de Jim Carrey o Eddie Murphy.

 

– Para interesados en la doble moral británica.

– Imprescindible para iniciarse en el excelente catálogo de los Estudios Ealing.

 

FOTO DE RODAJE

Las 8 caracterizaciones de Alec Guinness en “Ocho sentencias de muerte”.

 

FOTOGRAMA

Fotograma de “Ocho sentencias de muerte”.

 

ART WORK

Poster Alemán de ‘Ocho sentencias de muerte’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies