CINEBLOG.NET

 

El prolífico tándem cinematográfico formado por el director inglés Michael Powell (“El fotógrafo del pánico”, 1960) y el guionista austro-húngaro Emeric Pressburger dio durante los años 40 sus mejores frutos gracias a bizarras, visuales e iconoclastas obras maestras (“Vida y muerte del coronel Blimp”, 1943, “A vida o muerte”, 1946, o “Las zapatillas rojas”, 1948) como este drama exótico con la religión y la represión de los instintos naturales como motivos principales; preñado de una sexualidad salvaje y un soberbio sentido de la composición cinematográfica. Como solo los grandes autores cinematográficos saben hacer, Powell y Pressburger combinan a la perfección los aspectos artísticos (magnífica fotografía en Technicolor de Jack Cardiff y soberbio trabajo de decoración, ambos oscarizados) con el mensaje, configurando una compleja obra maestra perfecta en materia y forma.

Un grupo de monjas occidentales (entre las que se encuentra una joven Deborah Kerr) ocupan en el Himalaya un edificio, que anteriormente había sido un harem (las paredes siguen pintadas con sugerentes murales), con el fin de propagar los evangelios cristianos, educar a los pobres y curar a los enfermos. Pero la relación con los lugareños provocará una retroalimentación entre ambos que dará lugar a problemas.

Esta situación es utilizada por Powell y Pressburger para confeccionar una alegoría de la caída del Imperio Británico (que va más allá de las intenciones de la novela de Rumer Godden en la que se basa), con las inútiles enseñanzas de las monjas, su moral al borde del desmorone y un ‘erotismo sumergido’ que puede explotar en cualquier momento (la famosa hipocresía británica). Estética (aunque nunca una estética vacía, siempre hay un significado oculto tras un plano, un encuadre o un travelling) y narrativamente atractiva, “Narciso Negro” es uno de esos films irrepetibles, de múltiples lecturas y complejas intenciones, que fue inevitablemente incomprendido en el momento de su estreno, pero que ha sido revalorizado por generaciones posteriores.

 

– Para cualquiera que no tenga pánico a las monjas… y que quiera verlas tentadas.

– Imprescindible para conocer a unos de los más radicales creadores del cine inglés de post-guerra.

 

FOTO DE RODAJE

Ventilador gigante en el set de rodaje de “Narciso negro”.

 

BANDA SONORA

Brian Easdale, ‘Black Narcissus Suite’: https://www.youtube.com/watch?v=Q93F7s8QELM.

 

ART WORK

Henryk Tomaszewski – Poster polaco de ‘Narciso negro’

 

FRASES DE CINE

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies