CINEBLOG.NET

 

Tras dos excelentes cortos (“Aquel ritmillo”, 1995, y “El secdleto de la tlompeta”, 1995), con los que forjó un estilo único entre el cartoon más delirante y el postmodernismo a base de elementos de la España de los 50 y 60; Javier Fesser (“Camino”, 2008, o “Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo”, 2014) rompió moldes gracias a esta frenética y divertidísima comedia fantástica, surrealista, disparatada y tierna que vuelve a ese mundo de colores revientapupilas de sus cortos en el que rigen leyes particulares (físicas y morales). Con un diseño de producción muy cuidado, una bizarra banda sonora (de los 3 Sudamericanos a Mozart) y una dirección muy atenta a los detalles, “El milagro de P. Tinto” se convirtió en un hito no igualado dentro del cine español (aunque de difícil exportación), creando una insólita manera de ver el mundo, enamorada de lo retro, del costumbrismo, de lo rural y de los ‘lugares comunes’ de la iconografía hispana reciente.

P. Tinto (un impagable Luis Ciges) ha soñado desde niño con tener muchos hijos, pero no sabe cómo hacerlos. Pasan los años y tanto el como su mujer están un tanto decepcionados; pero cuando una nave espacial aterriza cerca de la casa, todo cambia. P. Tinto y Olivia adoptarán a los extraterrestres, que resultan tener bastante morro.

Pero “El milagro de P. Tinto” no es solo un catálogo visual, estético y ‘post-nostálgico’ en torno a cosas que puedes encontrar en la casa de tu abuela (o bisabuela), también combina numerosos palos dentro del humor: comedia física (con golpes como los que suele encajar el Coyote), humor negro, referencias sexuales, paródico (esa secuencia inicial en blanco y negro), festivo, absurdo, enredos argumentales, … Y aunque el resultado de esta imposible mezcla de referencias (de los chapuzas a domicilio a “E.T., el extraterrestre”, de las bombonas de butano naranjas a la NASA) y géneros (drama, ciencia-ficción, intriga, romance, …) resulte un tanto inconexa, lo cierto es que es una experiencia cinematográfica que demostraba que aquí se podía hacer cine comercial bueno técnica y temáticamente.

 

– Para los que echan de menos tiempos más inocentes.

– Imprescindible para ver algo totalmente diferente a todo lo que has visto antes.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies